martes, 15 de septiembre de 2009

Libidinosa

Hay días en los que me levanto bien. De buen humor. Sonrío. Me siento contenta. Me veo linda. Me miro al espejo y me gusto. Me veo flaca. El pelo controlado, las tetas en su lugar. La cola para nada caída. Sin ojeras. Con rico olor. Bien. Linda. Divina. Reina total.

Todo esto lo digo porque necesito, verdaderamente necesito justificar que en el colectivo, miré de manera descarada y libidinosa a un niño de 18.

1 comentario:

mariana dijo...

Jajajajajajajaja!. Sin palabras.