miércoles, 10 de febrero de 2010

La felicidad en los tiempos de la adolescencia

El chico de quince le dijo a su amigo "Y así, como si nada, la mina empiza a chuparme la pija".
Y el amigo lo abrazó.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Capas que el pibe quería un petiso...

Botona dijo...

Abrazo de gol, querido!

Anónimo dijo...

Esta juventud perdida...

Lila Biscia es Lilus bla bla dijo...

jja genial!
lamentablemente, vi la misma anécdota con dos de 30 y pico!
Que simpático el límite entre la inocencia y la estupidez... ja
te felicito por lo del página! sos una grosa nena! grosssssaaaa!
besos

Sebastian dijo...

Aquellas pequeñas cosas diría el Nano Serrat ajajaja xD

carlos dijo...

rapida la mina besos m

Seraph dijo...

buen peteco? jeje la niñez....digo, la juventud...

Jok€r dijo...

hay cosas que solo nosotros podemos entender códigos masculinos

- Redwolf - dijo...

Propongo un brindis por nuestro afortunado compañero... la felicidad que debía tener en la cara contado el "así, de la nada" y la cara del otro de "faaaaaaa boloooo"... qué momentos.

Saludos!

LeO dijo...

Yo creo que un abrazo era una demostración de afecto justa y acorde a la anécdota.

Para demostraciones más efusivas, ya estaba la niña del relato.