lunes, 8 de febrero de 2010

¡Dios mio y Maria Santísima sin pecado concebida!

El paraíso es esto: descubrir que, en medio de la pobreza que me aqueja desde hace algunas semanas, la botella de cerveza que estaba en la heladera y yo creía abierta dos semanas atrás (por lo tanto carente de gas), estaba en realidad cerrada. Casi me largo a llorar de la emoción. ¡Salú!

Esto es la multiplicación
del pan y las cervezas.

Es palabra Ramera.

Amén.

9 comentarios:

Marian dijo...

Puedes ir en paz, hija mía, a saborear semejante creación de Dion.

Aaaaaameeeeeeeen.

Meli dijo...

aleluyaa sister!!aleluyaa!!

-Pablo- dijo...

Salud, M.! Qué la disfrutes!! =)

Dolo dijo...

Genial! a mi me pasó la semana pasada de encontrar plata en un pantalón y en una pollera, será que me pasa ahora que lo necesito tanto? o que lo nocesito tanto porque ando perdiendo plata?

carlos dijo...

la cerveza lo masssssssssssss amennnnnn

chomba piqué dijo...

Yo encontré en la mesada de mi hermano, una cerveza que estaba en MI heladera.

Pero él abrió una Heineken, y me sacó el enojo.

NaranjaV dijo...

Te alabamos Señor

soy basica, lo sé dijo...

Bendita tu seas!

- Redwolf - dijo...

Amen, hermana.

Ve a beber del amargo nectar del señor y regocíjate en su gloria.