sábado, 17 de octubre de 2009

La vecinita tiene antojo

Mientras tomo un desayuno tardío, como medialunas de grasa, miro de reojo las plantas de mi patio e intento terminar un cuento, la vecina está cogiendo como loca.

3 comentarios:

mariana dijo...

Cagala a tiros.

Perdón. Derrapé.

PD: Qué lindo que escribas cuentos =)

Besos!

M. (Una Ramera) dijo...

mariana: pensé en cagarla a tiros, pero me dio no se qué

escribo cuentos, pero son feitos!!

Anónimo dijo...

Cuando se escucha demasiado, un golpe en la pared "sin querer" suele funcionar... así capaz que les da vergüenza y lo hacen más en silencio.... o quién sabe, por ahí lo hacen más fuerte para darte envidia si estás sol@ xD



PD: Estaría bueno ver más de tus cuentos, eh! Los posts que escribís cuando estas inspirada son literatura pura! En serio! Me gustaría leerte más!