domingo, 15 de noviembre de 2009

Balompié III

Acabo de bajarme de un colectivo donde venían dos monos hablando a los gritos y entonando los más oscuros cánticos de cancha.

Tengo los nervios de punta.

2 comentarios:

la niña z dijo...

Uf, te re entiendo. Yo los domingos paso seis horas en un antro sin ventanas y con tres televisores prendidos y, no sé cómo, pero siempre hay fútbol. La voz de los relatores me zumba como mosca siestera; no me quiero imaginar lo que es tener cantitos violentos y homofóbicos live. Mis condolencias.

M. (Una Ramera) dijo...

niña: yo pasaba domingos de fútbol cuando salía con Camioncito. Después ya no, hasta ayer, que me encontré con toda la gente que estaba yendo a la cancha