martes, 21 de diciembre de 2010

Sumemos

Florecillas que otorgan felicidad. Inmensa felicidad.
Deseo de festejo en forma enigmática. ¿Con quién festejo?
*Asteriscos* en el título de un post.
Guirnalda de luces con bolas chinas.

Resultado
El blog al que usted accedió,
hoy se ha convertido en el de una minita de lo mas *minita*.

Volveremos al pesimismo amoroso, a las quejas, a la soledad y a la autocompasión en breve.


Disculpe las molestias.

4 comentarios:

Ale dijo...

Jaja! Qué maestra!

Ahora, consulta: donde carajo conseguís las guirnaldas con las reventadas bolas chinas que no consigo en este pueblo demacrado y lleno de humedad y gente con hongos??

Me sigo chusmeando tu blog...

Gracias!!

Marcela dijo...

No sé cómo lo lográs, pero hoy te quiero más que ayer, M.

Paul Maril dijo...

Las florecillas que otorgan felicidad son las amapolas. ¿Adornaste todo con amapolas? Qué linda Navidad!

Anónimo dijo...

Para el festejo no hace falta pareja. Lo comprobé cada día de esta semana y de la anterior. A la gente no le importa por qué festeja ni con quien, sólo sale, se mete en una fiesta y listo. No importa si cree en Navidad, en Dios o los Santos Evangelios, si está brindando con esa persona que maldijo todo el año o que vio dos veces. Qué importa. Si tu necesidad es de festejo, sencillamente buscá a alguien a quien quieras sinceramente y descorcha lo que sea. Siempre hay alguien, la soledad es mejor disfrutarla que padecerla.
Y el festejo de las florcitas lo comparto. Cuando una es feliz atrae más felicidad.