lunes, 13 de diciembre de 2010

Ahí está, mirá, ya me salió la Doña Rosa

No hubiera querido decir nada por dos motivos: no quería hablar de Gran Hermano (aunque secretamente a veces lo ves un poco) y odio juzgar las decisiones ajenas porque, precisamente, son ajenas a mi, no son mias, no me corresponde decir nada de ellas.

Pero, una sola cosita, que me da vueltas por la cabeza: ¿qué es lo que lleva a un chico o chica de veinte o veintiuno o veintitrés o cuarenta a anotarse a Gran Hermano? ¿Nada en el mundo mas interesante que someterse a eso?

20 comentarios:

MateConDuraznos dijo...

Yo me pregunto lo mismo. Y no encuentro respuesta.

Pero ya tengo asumido que me agarró el viejachotismo hace rato...

Eli dijo...

La verdad no tengo la más mínima idea, pero cuando lo pienso se me vienen a la cabeza un par de personas que conozco que se meterían en eso de cabeza. Triste pero cierto.

Susanita. dijo...

lo mismo me pregunto con esas minitas que van a bailar a show mach y se enganchan en todo ese puterio barato. y no hablo de moria casan (? hablo de minas de 21/22/23 años con cuerpos exuberantes que quieren fama, madre mia. (?

-Pablo- dijo...

Yo no dudaría en meterme! :S

cass dijo...

...la terrible combinación de:
deseo de fama y aburrimiento.

Nuri148 dijo...

la descerebración de "a mi no me va a pasar": "Voy a ganar el concurso y llevarme un toco de guita, y además Suar se va a dar cuenta de uqe soy el Robert de Niro/la Meryl Streep del siglo 21 aunque lo más parecido que hice a actuar en mi vida fue bailar la tarantela en el acto de fin de año de preescolar y voy a convertirme en rico, famoso y talentoso, no como esos tarados que después de la casa sólo pasean patéticamente por programas de chimentos o terminan bailando en lo de Tinelli."

Jamás me anotaría en GH, pero confieso sin rubor que una vez me anoté en Expedición Robinson (aunque jamás me llamaron). Yo quería vivir la fantasía de la isla desierta, nada más.

Bel dijo...

Yo me moriría ahí adentro. 9 minas más compitiendo por quién es más puta. 10 flacos que intentan ser hombres... y una producción tratando de meter púa y hacer de todo eso un show.

Para mí sería un ticket al suicidio (o mínimamente un fuerte ataque de histeria crónica)

Juliєta dijo...

¿Vagancia, tiempo libre, fama, quilombos mediáticos, sexo? Algo de eso ha de ser. Para mi son todos una manga de atorrantes. Aunque a muchos les moleste mi concepción u.u Saludos

Anónimo dijo...

que esto, este nominado a blog femenino del año habla muy mal de las mujeres que tienen blogs.

MaRiaN dijo...

Lo mimo que te lleva a vos a comentarlo en tu blog soqueta!!!!!!!

yaivi dijo...

Me mola tu blog! Yo tambien estoy participando en el concurso y lo vi allí. hehehe! Un beso y felicidades. Mi blog es http://yaivi.blogspot.com

Soponcio Pilatos dijo...

La pregunta está mal formulada.
No hay que preguntarse qué lleva a ver ese experimento bizarro como lo más interesante de la vida, sino qué clase de vida lleva la gente que decide meterse ahí.

Paul Maril dijo...

Es el complemento necesario para la gente de mierda que necesita ver ese programa.

Anónimo dijo...

siempre hay algo peor...
como por ej hacer el casting de cocineritas de utilisima-


todavia me pregunto en que estaba pensando..

Mary Reed dijo...

Hay cerebros chiquititos que se confunden bastante, y ven casos como el de la novia paga de la chocoloca, la vedette (¡?) Capristo y demás, y se convencen que GH es el escalón al éxito (¿?)

Ya deberías saber que hay gente a la que le importa un comino hacer el ridículo.

QSUM dijo...

¿Qué es lo que lleva a un chico o chica de veinte o veintiuno o veintitrés o cuarenta a anotarse a Gran Hermano?

Fama
$
Free Sex

QSUM dijo...

Me olvide los canjes de ropa.

QSUM dijo...

Me olvide los canjes de ropa.

Sofa dijo...

QSUm se te olvidó los canjes de ropa y el canje de sexo por un minuto de fama! volvemos a la época del trueque muchachos, "vos me das yo te doy", sólo que aquí como en todo lo mediático es sumamente volatil, volaaaaaaaaaaatil como los cerebritos de la casa de gran chorreando

Mariano dijo...

Ojo, muchos se meten para, casualmente, ponerla.

O que se la pongan, está claro.