viernes, 18 de marzo de 2011

El baby shower

El único baby shower que había visto, la única referencia que tenía, era un capítulo de Sex and the City donde van a un baby shower. El martes me llegó la invitación, mi primer baby shower, mi primer amiga embarazada, la primera panza que me animo a tocar, la primer mujer con crío adentro a la que le pregunto todo y mucho mas: qué se siente, qué se siente, qué se siente, qué se siente. También, la única a la que le repetí, durante ocho meses: "Qué impresión, tenés un pibe adentro". Pregunté qué se hacía en un baby shower y me espanté: además de llevar regalos y comer y beber, se supone que en un baby shower hay juegos. Sí, juegos. Yo en una etapa antisocial y me dicen que tal vez tenga que participar en juegos. Odio los juegos, los odio desde que soy así de chiquita e iba a los cumpleaños de mis compañeritos. Odio muchísimo mas los juegos grupales, la división en equipos, arengar a los participantes, ganamos perdimos igual nos divertimos. Me siento en otro planeta y miro todo alrededor y todo me parece estúpido e inútil. Por qué tendría que someterme a juegos. JUEGOS.

El baby shower era a las seis y media de la tarde pero empezó casi a las nueve de la noche. Había globos celestes, banderines celestes, carteles con letras celestes, galletitas en forma de: babero, mamadera, nenito y chupete, todas decoradas con granas celestes. Había floreros celestes, cintas de raso celestes, una torta con forma de estrella toda celeste, barquitos celestes llenos de caramelos; y muffins, también con granas celestes, y con un palito y un osito de goma eva clavado en la punta. Una sobredosis de celeste que tumbaba, y a mi que me torra que el rosa sea nena y el nene sea celeste.

Después, lo de siempre. En qué andás. Tanto tiempo. Qué contás. Cómo va tu vida. Estás de novia. Seguís viviendo en Belgrano. Seguís viviendo sola. Nada del otro mundo, esas conversaciones tipo ayuda memoria que se tiene con la gente que alguna vez fue muy cercana y ahora no tanto. Las organizadoras eran mi grupo de amigas del polimodal (yo soy joven, mami), con las que me sentaba en el colegio (teníamos regias mesas grupales), con las que salía a bailar. Las que se quedaban a dormir en mi casa. Las de las primeras vacaciones en Gesell. Las de las primeras borracheras no tanto, porque yo no tomé alcohol hasta los 22, cuando me separé grosso de mi ex por primera vez y me ahogué, literalmente, en un vaso de vino. Las que me hacían reir y llorar y divertirme y aburrirme, mis amigas del colegio.

Anoche estábamos de vuelta todas juntas, pero yo no soy la misma. Y creo que ellas tampoco. Ellas organizaron el baby shower para la sexta integrante del grupo, la primer embarazada, la única con la que sigo teniendo no sólo contacto, sino una amistad fuerte como una represa: nada nos puede pasar. Me sentí ajena por momentos, como la observadora de una sitcom de un grupo de amigas de toda la vida. Yo era el espectador nomás. Les saqué fotos a ellas, las organizadoras y la embarazada, no me pareció que yo tuviera que participar de esa foto: yo no soy parte de ese grupo. Me dio un poco de tristeza, haberme alejado de ellas (porque fue mi culpa: yo empecé el CBC y me puse de novia y seguí trabajando, todo al mismo tiempo, y tuve que cortar con algo, y me equivoqué y corté con ellas), ser una desconocida, en lugar de estar ahí organizando qué galletitas, qué regalo y cuántos globos. Así, al menos, no todo hubiera sido celeste bebé varón.

Update: hablé de los juegos y de lo mucho que odio los juegos y Marie me pregunta si al final hubo juegos o no hubo. No. No hubo juegos, zafé. Quiero decir: zafé de cortar una tira de papel higiénico a ojo para ver si le embocaba al perímetro de la panza.

8 comentarios:

Marie dijo...

pero hubo juegos?
(a mi, al contrario, me encanta jugar a lo que sea, me imagino a los gritos la boca llena de galletita celeste tratando de adivinar la palabra en el baby pictionary)

N dijo...

Nunca participé de un BS y soy madre.
Cortar una tira de papel higiénico a ojo para ver si le embocaba al perímetro de la panza? LO sofisticado!

N dijo...

Quiero decir "Muy fuerte...!" (luego de identificarme mayormente con todo el post)
salute!

Mona Loca dijo...

Si le interesa, quizas pueda recuperar su lugar ( u otro) en su ex-grupo de amigas.


Una opinión, simplemente: lo del baby shower me parece una tontería importante.

Dany dijo...

Es cierto, si se quiere se puede volver. A veces, no se quiere realmente.

Liessa dijo...

Yo he jugado al del papel higiénico y a otros más igual de pedorros.
Ojo, a mi me encantan los juegos y soy muy competitiva, pero esos me superaron!

Barbarroja dijo...

leí baby shower y como no sabía que era, leí esto http://www.zuzaro.com/baby_shower.htmy me dio miedo jajaj

debo decir que a esta edad(?) leer lo que quedó de las amigas del polimodal me dieron unas ganitas terribles de no crecer más. y encima sigo el mismo camino, después del cole todas extrañas menos una, jaja ahora quiero que ella sea mamá también (?)

Jore dijo...

Hola! formo parte de un grupo casi unitario (je!) de gente (te juro que hasta inluye unas madres atipicas que comparten mi modo) de gente a la que no le gust jugar por gansear nomas, los pibes en panza le dan impresion, me me escapa decir "que impresion boluda! tenes un pibe adentro", si me muestras bebes lo maximo que me brota es extenderles el dedo cual ET calling home, y que nos sentimos afuera de muchos grupetes (aunque adentro de este que supongo debe ser medio "border" segun la opinion publica y la media popular que nos importa medio pito). Entonces te re banco en este POST, me encanta ver escrito esto y lo expreso y te invito a una fiestita cuando quieras ja! ja! me gusta el blog, me gusta casa chaucha. GRACIAS por permitirme!