sábado, 19 de marzo de 2011

Ansiedad

Quizás algunos no entiendan lo que siente una persona ansiosa. Quizás les resulte incomprensible cómo los ansiosos nos desesperamos por terminar todo ya. Ahora. Ahora o nunca. Yo soy muy ansiosa, demasiado. Y sé que no está bueno. No está bueno a varios niveles: me pongo nerviosa cuando las cosas no pasan, cuando no llegan, cuando no terminan, cuando no empiezan. Me pongo nerviosa de verdad, me molesto, a veces me agarra mal humor. Y no está bueno, no la paso bien.

Por momentos la ansiedad es inofensiva. Ya conté que cuando me corto el pelo quiero que crezca prontísimo para volver a cortarlo. Soy ansiosa con las series de televisión, veo un capítulo y enseguida quiero ver otro, y otro, y otro. Algunas noches, con Six Feet Under, me quedé hasta las cuatro o cinco de la mañana despierta porque no podía dormir sabiendo que tenía mas capítulos para ver. Como si los capítulos fueran a esfumarse. Yo soy ansiosa en las relaciones, quiero respuestas rápidas y concisas (porque además soy virginiana, práctica y metódica, nada de vueltitas baratas, no conmigo) y aunque el otro tal vez no lo note, por dentro hay un globo gigante de ansiedad que va aumentando y, en cualquier momento, explota. Soy ansiosa cuando voy al baño porque pienso que estoy perdiendo el tiempo, soy ansiosa y detesto las colas, esperar el colectivo, la burocracia. Soy ansiosa, pesadamente ansiosa, tanto que muchas veces no disfruto el camino, ni el recorrido, ni la espera, ni extrañar a alguien: sufro de ansiedad. Media hora antes de una cita ya estoy lista y camino de un lado a otro esperando que llegue el momento del timbre o el teléfono. Pero cinco minutos antes de la cita se despierta otro tipo de ansiedad en mi, ese que me hace sufrir en diferido: cinco minutos antes de encontrarme con alguien ya estoy sufriendo porque la cita va a terminar y voy a extrañar a ese alguien.

No está bueno ser ansioso, y yo siempre ando buscando remedios para la ansiedad. Un libro, alguna música, algo que me baje el nivel nervioso, el no poder dejar de moverme. Uno de los remedios que me funciona bastante bien es el origami, porque hacer origami necesita de paciencia, perseverancia y constancia, tres cualidades que los ansiosos podemos poseer pero pocas veces utilizar. La ansiedad atenta contra la constancia, por ejemplo, cuando los ansiosos no entendemos que para llegar a hacer una estrella modular de treinta piezas primero tenemos que haber pasado por una estrella de quince piezas, o saber hacer la clásica grulla de memoria. Doblar treinta papelitos, uno por uno, puede ser una de las tareas mas arduas para un ansioso. Yo doblo cinco y ya quiero empezar a ensamblar, y me cebo tanto que después me queda una estrella de cinco papeles del mismo color, completamente trunca, y veinticinco papelitos a medio doblar dando vueltas por mi casa. El origami es paciencia y es dedicación. Es sentarse horas a doblar un papelito, otro papelito, otro papelito, otro papelito, hasta llegar a treinta papelitos (por poner un ejemplo).

Hoy estaba cansada de ver una serie, hace muchos días que miro series o películas y nada mas, asi que agarré mi bolsa de papelitos de origami y con los diagramas de la estrella, empecé. Son las seis de la tarde, ya armé seis de los treinta modulitos que tengo que armar. Y el globo de la ansiedad está empezando a inflarse y no voy a dejarlo. Porque hasta que no tenga los treinta papelitos listos no puedo ensamblar nada. Porque tengo que aprender a manejar estos niveles de ansiedad que me hacen morderme los labios y lastimármelos. Porque tengo que aprender que un mensaje de texto puede ser contestado un par de horas después de haberlo enviado y un mail algunos días después. Porque para la mayor parte de las cosas de la vida hay que tener paciencia, hay que esperar. Y porque desesperar esperando no está bueno.

25 comentarios:

Dany dijo...

Victima de esa ansiedad vivi, un dia me puse a hacer rompecabezas de miles de piezas. Fue un bálsamo para la ansiedad. Tiempo despues los hacia con ansiedad mientras miraba los que tenía por hacer y me volvia mas ansioso.

Lila Biscia dijo...

ay! es excelente como decis esto, porque me es tal cual.
El ansioso no entiende que hay gente que no lo es, y nuestro tiempo, el modo de medirlo, nunca es el mismo que para quien no padece de ansiedad.
Una hora esperando un mensaje de texto, es 38 horas nuestras. Pero 38 horas en las que no nos damos paz. Y barajamos tantas opciones (todas trágicas, terribles y sin retorno) que cuendo el mensaje o en mi caso el mail llega, ya no lo podemos casi disfrutarlo, porque estamos tan agotadas y la vida se termino tantas veces, que ya pocas cosas nos conforman, no? te pasa eso tambien? decime que si!

Remedios: prozac o yoga y meditación. Ya a esta altura de mi vida, me quedo con la segunda, que pense que no me iba a funcionar, pero si!

besos :)

Mora Dorky dijo...

ansiosa presente! maldigo el día que encontré cuevana, porque ahora cada vez que empiezo a ver una serie, hago exactamente eso: me quedo noches sin dormir hasta que en tres días me termino las cuatro temporadas que no vi. Y después entro todos los días a ver si ya subieron algún nuevo capítulo, capaz hasta dos veces en un mismo día, por las dudas... voy a probar con el origami, parece buena idea!

Pichu dijo...

Soy ansiosa hasta el hartazgo, al punto de llegar a tener que tomar Clonazepan para poder dormir, pq mi cabeza no para no para y no para de pensar y querer tantas cosas. La psico me mando a hacer actividad física para liberar un poco de ansiedad, pero me mato 2 horas al dia,3 veces por semana en el gym y no pasa nada!!
Jaja, creo que voy a tener que retomar las tecnicas de meditacion, te lo recomiendo!!
Te sigo.. saludoss

Kika dijo...

Te entiendo tanto... Virginiana, del 82... Iguales no? Jajaja
Meditacion sirve mucho, pero tambien uno se pone ansioso queriendo ser un buda YA! jajaja Paciencia!!!

Mona Loca dijo...

Jajajaaa!!
Me sentí identificada.

Con six feet under tengo uqe ponerme en madre de mí misma y decir: "Bueno, un capítulo más y BASTA!"

Y creo que por eso no pinto. NO me aguanto que un cuadrito me lleve más de unas horas.
Al día siguiente no retomo, y ahí va quedando, incompleto.


Dany y sus rompecabezas también me identificaron: encontré una página de puzzles online...empezaba uno pensando en terminarlo ( y antes del tiempo límite que te propone la página) así podía comenzar otro y alguna vez completar toda la serie que te proponen.

Haga lo del Origami como uno hace la tarea escolar. Es molesta, pero tiene una razón de ser.

beso

dijo...

Para eso existe el clonazempam.
Muy buena tu descripción sobre la ansiedad.

saludos

Adri510 dijo...

La ansiedad te va comiendo por dentro, pronto se apodera de tus pensamientos y ya nada se disfruta. La ansiedad me pone de mal humor, nerviosa, hasta llevarme a la tristeza más absoluta. Detesto ser ansiosa, todavía no encuentro mi vía de escape. Beso

sofía dijo...

Adhiero! Soy virginiana también, y asiosa. Una de las peores cosas que pueden hacerme es avisar que tienen una sorpresa para mí. HORROR.

Caro dijo...

"(porque además soy virginiana, práctica y metódica, ...)" TOTALMENTE, yo tmb soy virginiana y coincido a full con sofía, lo peor q me podes hacer es decirme que tenés una sorpresa xD y en cuanto a estar lista media hora antes TAMBIEEEN pensé que era la unica a la que le pasaba. Mis nervios llegan hasta las nauseas, mañana por ejemplo empiezo las clases y ya estoy q ni me puedo cepillar los dientes, me sudan las manos y tmb me saco la pielsita de los labios con los dientes... voy a poner en practica el origami como dijiste, nunca lo hice, buena tecnica!

Vic dijo...

vaya...
este post tranquilamente podría llevar de titulo "yo soy asi".
Es bueno encontrar más gente que sufre de lo mismo, aunque eso signifique mas sufrimiento en el mundo (?).
Yo aun no probé el origami. creo que no tendría paciencia :P
Again.

llegué aqui via Casa Chaucha.

:)
saludos,
Vic

Lolita dijo...

Segundo post que me siento totalmente identificada, y sobre todo con lo de los mails o los mensajes! no puedo esperar!!.
Y el Origami es un regalo divino, puedo pasar horas haciendolo, que placentero cuando solo pensas en el doblez que le sigue al papelito, aunque no me interrumpas cuando lo estoy haciendo por que hasta que no lo termino no puedo parar!

Cin Haith dijo...

Hola, también llego desde Casa Chaucha, me gusta mucho como escribis, este post no tiene desperdicio, te sigo. Beso, Cin.

Carita de reventada dijo...

soy iguaaaaaaaaaaaaaal nunca me había puesto a pensar que era ansiosa, o sea, nunca me di cuenta que no a toda la gente le pasaba lo mismo jajajaj gracias che(?)
un beso!

mannequin dijo...

totalmente ansiosa, fumo por ansiedad, no puedo ni siquiera esperar a que pase la presentación de las series, a que se me seque el esmalte, a que se terminen de cocinar los fideos, y podría seguir con la lista.
todo tiene que ser ya, ahora. no tengo paciencia.
me sentí muy identificada!
saludoss

Memé dijo...

Tendre que empezar con las grullas nomás. Soy una ansiosa crónica. A esto sumale que en 15 días operan a mi hija de amigdalitis y en 30 nace mi segundo hijo. CAMINO POR LAS PAREDES!!!!!!!

Recién descubro tu blog y me quedo. Saludos!

Anónimo dijo...

Agradece que no se te da por comer con la ansiedad! Y si podes, proba hacer Yoga, te va a servir.
Eli.

ce dijo...

totalmente identificada también. soy ultra ansiosa, toda mi vida lo fuí, desde chica! y lo peor para mi ansiedad: la impuntualidad, que es taaan común acá. cómo padecía cuando no existian los celulares!! (ahora también, pero al menos te pueden ir avisando si llegan tarde)
y no sé a uds. pero ODIO que me digan "pero qué ansiosa sos" o "no te pongas ansiosa" y ya tenés la fama y no te podés ni enojar si estuviste esperando 40 minutos a alguien, porque "ay, sos re ansiosa, relajate, no es para tanto".

Wuchi dijo...

te recomiendo tomar clases de tai chi. Si tenes la suerte de que te guste, o simplemente tomar un par de clases sin juzgar, sin esperar soluciones magicas, entregandote al placer de la actividad (que te aseguro vas a sentir tarde o temprano) va a ser un antes y despues para vos.

Paul Maril dijo...

Existe medicación.

Valentina dijo...

A mí me pasan muchas de las cosas que contás, pero he logrado, como con las migranias, detectar el estado inicial para hacer algo al respecto : Para la migra tomo un ibuprofeno, para la ansiedad los remedios que me han funcionado son : leer. Pensar en mi abuela Valentina. Planear la comida del día siguiente. Enumerar cualquier cosa. Parece que el cerebro necesita estar ocupado, y si no lo ocupamos conscientemente, él solito se las arregla.

Con los rompecabezas puedo estar diez mil horas, pero si no tengo otro para empezar antes de terminarlo, me pongo nerviosa, debo confesar. :D

tonta en mini dijo...

yo quiero saber que estrella es, porque al leer esto estaba haciendo una, y si es la misma, sos mi yo desdoblado en un mundo paralelo o algo muy loco así. :P

Valeria Paola Renna dijo...

EXCELENTE!!!

Anónimo dijo...

No me pude sentir tan identificada, menos mal que no leí esto en el trabajo..mi garganta se secó mucho y eso que estaba tomando mate.
Adhiero, el ansioso lo pasa mal.
Vos descubriste el origami, yo por el momento sigo buscando esa actividad, ese momento que me haga bajar un par de cambios, respirar profundo y dejar de mirar el reloj.

la mar dijo...

este post tiene su tiempito, no sé cómo llegué a él, pero bienvenido! porque me encontré en muchas de las cosas que contás.

los ansiosos podemos ser "pintorescos", pero la pasamos muy mal a veces. puede convertirse en una montaña rusa emocional bastaaante fulera.

me encantó el blog... abrazo virginiano y ansioso en recuperación! =)