martes, 9 de noviembre de 2010

Y acá ando, poniéndome cremita verde y pegajosa cada cinco minutos en la cara y los hombros y los brazos porque como buena víctima del entusiasmo cabeza, llegué al destino de *findesemana*, me alquilé una bici con canastito y anduve como si el sol fuera un amigo y no mi peor y mas despiadado enemigo, desde las doce horas hasta las dieciocho.

2 comentarios:

johi dijo...

jajajaj, una mas que volvió a la vida y salio del color vela.!!!!

amamos esa cremita pegajosa (mmm, no suena bien).

solo cierta dijo...

JAJA, HACE TAN MAL EL SOL, PERO ES TAN LIIINDO. A VECES LAS MEJORES COSAS SON LAS QUE HACEN PEOR CHE...