martes, 30 de noviembre de 2010

Desesperada (¡como el tema de Marta Sanchez!)

A mi me desespera, por ejemplo, no poder hacer algo que se supone debería poder hacer tranquilamente. Me desespera al punto de largarme a llorar en medio de la noche, gritar incoherencias mientras camino por el departamento, o de mirar el cursor titilando, no en una hoja en blanco (no quisiera caer en el cliché), sino titilando entre seis, o siete hojas, con párrafos desordenados, empezados y nunca terminados, copiados, mal pegados, mal escritos. Eso me desespera. No poder escribir un párrafo de corrido me hace mierda la vida. Se llama sobreexigencia, la sufrí toda la vida y cuanto mas crezco se vuelve peor. No puedo dejar que las cosas sigan su curso, no puedo darles el tiempo de maduración que necesitan. Simplemente no puedo, y eso desespera. Desespera estar acá, a las doce y media de la noche, escribiendo esto, que es una pavada, pero escribiéndolo al fin, sin trabas, sin pausas ni dudas, y pasar al documento de texto y el cursor titilando entre decenas de párrafos sueltos. Párrafos que hasta hace media hora me parecían geniales y ahora miro y me parecen pobrísimos. Desespera. Desespera no saber por dónde empezar, si empezar por el final y no por el principio o por algo del medio. Desespera empezar, por dónde sea, y no poder terminar. Que la fecha de entrega sea ya y yo siga con párrafos a medio hacer, medio escritos medio borrados, desespera no encontrar una coherencia, un orden, algo que guíe, algo que ayuda. Desespera. Y se siente horrible.

4 comentarios:

Mariano dijo...

Tranquila. Sabés que sus una mujer normal, una rosa blanca de metal, a pesar de que en este amanecer
el dolor se te vuelva de papel, literalmente. Deberías caminar bajo el sol, aunque sea invierno en tu corazón. Y así dejes de estar... desesperada.

Romi (randomnes) dijo...

te entiendo!!! es como que nuestro reloj avanzara más rapido que el del resto!!


mucho animo para ti!

o' dijo...

ugh.. es horrible eso, lo que más bronca me da es que justamente te agarra una verborragia inútil para escribir cualquier estupidez, las palabras se agolpan y salen sin esfuerzo por la punta de la lapicera/dedos... pero cuando volvés a lo otro te bloqueás y estás en el mismo lugar que antes, sólo que ahora es mas tarde y te queda menos tiempo.

Wayne dijo...

marta se adueño por completo de esa palabra.