miércoles, 31 de marzo de 2010

Casa Dorotea

Recién entré a Casa Dorotea y me emocioné. Hacía mucho que no pasaba por ahí, y de repente abro y veo fotitos en revistas, palabras como organización, terciarización, emprendimiento, feliz domingo, y sonrío, y se me llenan los ojos de lágrimas. No puedo negarlo ni puedo hacerme la otra. Cuando alguien a quien querés le salen las cosas bien, te emocionás, sentís la felicidad del otro.

Por esas cosas de la vida (o mas bien por las separaciones) hace mucho que no veo a Cynthia, la talentosa muchacha detrás del proyecto. Y a pesar de eso, y porque la conozco y la quiero, ver que le va tan lindo, y saber que se merece mucho mas, y que todo lo que merece va a llegar, me llena el alma de felicidá.

2 comentarios:

BBSampler dijo...

Interesante.

Miss Bgui dijo...

Jejeje que linda.
Dale. Pasamos, vemos y te chusmeamos.