martes, 25 de enero de 2011

Hoy a la mañana me sentía tan mal y tenía tantas pero tantas ganas de vomitar que me puse un pantalón blanco y nunca (hasta recién, que fui al baño) me di cuenta que tenía puesta una bombacha negra bastante impresentable.

Y es cierto: una cosa no tiene nada que ver con la otra, pero necesito justificar de alguna manera esa transparencia tan cache de bombacha negra de la abuela/ pantalón blanco porque sino me voy a angustiar.

Y hoy ya no puedo angustiarme mas: alcancé la cumbre cuando leí la sinopsis de una película y me largué a llorar.

7 comentarios:

una tonta de minifalda dijo...

yo con ganas de vomitar lo último que me pongo es un pantalón blanco...

M. (Una Ramera) dijo...

ay, no fue que yo lo pensara a propósito, de hecho es un pantalón que uso muy poco. solamente que NO TENÍA ropa porque todo estaba sucio. O sea: el pantalón blanco está ahora acompañado por una musculosa que si se la veo a cualquier otra me le cago de risa en la cara una semana entera. así de fea es.

una tonta de minifalda dijo...

jajaja! hay que deshacerse de esa ropa para obligarse a lavar...

Juli~ dijo...

Mala convinación, mala señal...cuidado.

Anónimo dijo...

Entonces si alguien te cruza por la calle, podría preguntarse "Vanguardia o mal gusto?"

Anónimo dijo...

la sinópsis de qe película??

Anónimo dijo...

Yo tambien quisiera saber la sinopsis de que pelicula. Me intriga .