miércoles, 17 de agosto de 2011

Eso también es un cliché

Es, por supuesto, un cliché: dejé de creer en Dios el día que, sentada en el escritorio de mi viejo cuarto, le pedí que por favor no le haya pasado a mi hermana, y al final a mi hermana sí le había pasado. O sea: no es que le había pasado una cosita, le había pasado la muerte. Tremenda traición divina es irreparable. Ese día dejé de creer a pesar de haber seguido diciendo que creía y a pesar de haber rezado después de la muerte para que todo esté bien con el resto de mi familia y a pesar de haberme sentado a rezarle a la virgen durante varios días después del entierro para pedir que el alma de mi hermana descansara en paz. Lo miro retrospectivamente, ahora que asumí que aquel día dejé de creer, y veo que la obra de teatro en la que estaba metida era casi inverosímil, pero qué bien actuaba en ese momento.

Que en un entierro alguien llore a los gritos y otros miren al cielo y otros permanezcan quietos, que el sol raje la tierra a pesar de ser casi invierno y que todos te digan que seguramente está en un lugar hermoso, o que está preparando todo el cielo para nuestra llegada, o que decenas de chicos estén parados con una flor en la mano despidiendo a quien hasta la semana anterior había sido su profesora. Todo eso también es un cliché.

Saber que hoy no va a haber torta de cumpleaños porque desde el 2004 mi hermana no cumple más años o que no va a haber sorpresas ni desayunos en la cama ni regalos ni deseos ni velitas apagadas ni que los cumplas feliz. Desearle feliz cumpleaños donde quiera que estés, eso también es un cliché.

Que el día esté así, tan gris y oscuro, con una lluvia que amenaza pero nunca se desata, y que yo esté así, tan gris y oscura, con mi tormenta que también amenaza pero se queda ahí, contenida, bueno, eso también es un cliché.

Lo que sucede es lo siguiente: qué carajo haríamos si no tuviéramos todas estas mierdas de cliché.

28 comentarios:

Nuri148 dijo...

Podría decirte que está bien, que no hay una manera mejor o más correcta que otra de reaccionar a una muerte, y si te pinta el cliché bien y si no también, pero tal vez también sea lo mío un cliché. Abrazo.

Familiarizada dijo...

Dios no existe. Y no todo en este mundo tiene un porqué.¡Que difícil es dejarte un comentario en este post.

Anabella dijo...

Es un cliche pero despues de leer este post fui a darle un beso a mi hermana.

Saludos Ramera!

sinnerinside dijo...

A mi eso me pasó el día que falleció mi abuelo. Dejé de creer en Dios, y me volví un ser asqueroso, al que sólo le importa su propia vida y no la del resto. En fin...cosas que pasan, no, M?
Abrazo =)

ma dijo...

la chica que escribía cliché hasta hacerlos desaparecer, y que todos queramos abrazarte. un beso grande.

mjormy dijo...

en algún momento me sentí igual.. un abrazo.. (que también, a la larga, es un cliché.. )

Ormy

Ana dijo...

A mí se me murió mi viejo hace ya 4 años y medio. No sé si hubo clichés porque en mi casa eramos pocos y cada uno muy particular.
Lo que no soporté y no soporto cunado me pongo mal y me acuerdo de mi viejo es que no se respete mi sentimiento y quieran que deje de pensar y ponerme mal.
¡¡¡Dejenme carajo!!!. Por más que el duelo haya pasado fue y es una de las personas más importantes de mi vida. Esta en mi y va a estar siempre, Y así como a veces lloro otras veces me acuerdo con mucho cariño y sonrisas.

¨ce_ dijo...

Hace bien abrazar la lluvia. Y hacer sólo lo que uno quiera.
Beso grande.

Natalia Alabel dijo...

Cada vez que hablás de tu hermana me pongo a llorar sola. Si a mi hermana le pasara algo me moriría.

Pura López dijo...

Mi papá se murió cuando yo era chiquita y tuve que empezar a creer en Dios ahí, porque me gustaba la idea de volver a verlo aunque fuera dentro de mucho años. Dios muchas veces tiene una función meramente práctica.
Como casi todos arriba, yo también te mando un abrazo fuerte.

nomesalelapalabra dijo...

No sé por qué pero hace muchos días que todo lo que leo, veo y pienso de repente tiene que ver con la muerte.
Quizás el cliché esté mal visto, pero de él vive el hombre, de él vivimos todos. Se pueden resignificar ciertas ideas, sí. Pero hay temas universales como el amor y la muerte, que nos afectan a todos, a algunos más y a otros menos.
Concuerdo con Familiarizada: difícil comentar sin pensar si algunas palabras pueden herir.

maru dijo...

lo increíble de tus palabras no es un cliche. la emoción sin golpe bajo tampoco lo es. igual, al fin y al cabo, vivan los cliches. te mando un algo que te llegue, si es posible

Camilín~ dijo...

Se me puso la piel de gallina, no sé qué decirte! es un post complicado para comentar pero decidí comentar igual, yo no creo en Dios, me parece todo una farsa eso, no hace falta creer en Dios para poder seguir adelante creo yo, las cosas pasan porque están o no escritas como dicen algunos o simplemente se dan, yo perdí a mi viejo a los 4 años, no te imaginas lo que lo extraño ahora. Antes no lo sentía mucho, pero cada día que pasa me doy cuenta que no tengo un viejo a quien abrazar ni con quien discutir sobre lo que me pongo, ni con quien hablar de política o de river o lo que sea.
Perder un hermano debe ser lo peor, pierdo a alguna de mis hermanas y creo que me voy de este mundo atrás de alguna de ellas. Sos una grande che! escribir cómo te sentís de esa manera en la que lo hiciste, te felicito. Saludos!!!!!!

Isadora dijo...

Si te soy sincera, no sé si ni siquiera este es un comentario para que NO moderes.

Creo que además de que sos graciosa y ocurrente, nunca dejo de leerte porque necesito saber cómo es que seguis con tu vida, si no tenés a tu hermana.
La realidad es que yo tengo un amor hasta maternal por mis hermanos, y creo que si a alguno le pasara algo, yo quedaría loca como Natalie Portman en los Fantasmas de Goya.

No sé si se entendió lo que me pasa pero no quisiera que lo malinterpretaras o pensaras que estoy manchando o algo así este día o a tu hermana.
Es que una parte mía "admira" que sigas acá. Pero otra se siente imbécil por admirar a alguien que sufrió una fatalidad.

La parte que admira es más la ganadora, casi siempre.

Te mando un beso grande.

Anónimo dijo...

Una vez intentaba explicarle a una amiga que había tenido muchas pérdidas importantes, que Dios si existe, que está en todas las cosas; que por algo pasa todo ,etc..

Lo único que me respondió fue que se sintió comprendida solo por una persona, que la abrazó y le dijo: "Si, la vida es una mierda".

No sé, abrazo virtual grande..

Anónimo dijo...

Que bien escribis. Que ganas de ser amiga para compartir el silencio de días así.

Vebu dijo...

Yo nada más te mando un beso enorme. Y un abrazo.

oh nikita dijo...

Cualquier cosa que te escriba será un cliché pero igual, ahí voy. Yo dejé de creer en Dios cuando me enteré que mi primer hijo tenía síndrome de Down, y eso fue un rato después del parto. Pero caí en la cuenta cuando alguien me quiso invitar a un acto religioso unos meses después. Sólo te cuento.

Y me encanta tu blog, tus palabras tienen siempre una puntería que me admira,
Fuerza& un abrazo

Carita de reventada dijo...

Dios no mató a tu hermana, ni estaba en sus manos salvarla, es la realidad, todo efecto tiene una causa,(y a veces Dios deja que pasen cosas malas para sacar algo mucho mejor de eso, quizás espera algo de vos, pensalo).
un beso y fuerza!

Sofía dijo...

Yo tampoco sé que decirte, no soy creyente y clichés similares me lo reafirmaron toda mi vida. Simplemente fuerza !

Anónimo dijo...

te quiero amiga. andy

M. (Una Ramera) dijo...

Nuri148: Es que si te ponés a pensar, un montón de cosas que hacemos son recotra clichés.

Familiarizada: No sé si Dios existe o no. Ojalá que sí, pero no creo.

Anabella: Bien!

Sinnerinside: Cosas que pasan, claro.

Ma: abrácenme todos (?)

Mjormy: otro abrazo.

Ana: Soy una ferviente defensora del "que cada uno sienta lo que quiera". Pretender que el otro deje de sentirse mal triste o loquesea, es una pavada inmensa.

Ce: Otro beso para ti.

Naty: No, pero no llores, no era la idea!

Pura: Le di muchísimas vueltas al asunto de dios y nunca pensé que si creyera tendría eso que decís vos, esa función práctica.

Nomesalelapalabra: usted comente tranqui, que acá es muy difícil herir.

Maru: a mi me parece que hubo un poco de golpe bajo, no sé, y tampoco sé si puedo evitar el golpe bajo cuando hablo de esto.

Camilin: la muerte es algo que no se entiende y no se supera nunca.

Isadora: no te malinterpretado ni estás manchando nada de nada. La cosa es así: yo también pensaba que si le pasaba algo a mi familia yo me moría. Y lo pensaba fuerte y decía que jamás, que no podría seguir adelante, que sin ellos no valdría la pena. Lamentablemente mi hermana se murió y yo no. Y a mi me quedaba matarme porque no podía seguir sin ella o aprender a convivir con lo mierda mierdísima que es haber perdido a una de las personas que más amaba. Era quedarme deprimida en la cama y dejar que mamá y papá y mi hermano sintieran que habían perdido otra hija o hermana, o era levantarme y acompañarnos entre todos y salir adelante. La vida (o la muerte) te pone a tomar este tipo de decisiones que son terribles. Y tal vez, te juro que te lo digo sin mala onda, al verlo de afuera es imposible de terminar de entenderlo y por eso te entiendo a vos cuando decís que me admiras y al mismo tiempo te sentís imbécil por admirarme. Yo desde acá solamente te digo que yo me admiro, y mucho, por haber seguido adelante. Me admiro a mi y admiro a toda mi familia.

Anónimo: me encantó, gracias.

Anónimo II: usted está loco? yo jamás compartiría un día así con alguien, un día así me encierro hasta que se me pase!!

Vebu: gracias linda, beso y abrazo para vos.

Oh niñita: fuerza y abrazos y besos para vos.

Carita de reventada: No. Dios no puede estar esperando nada de mi porque yo no le debo absolutamente nada.

Sofia: gracias!

Anfy: te quiero lindísima.

EM dijo...

Yo leí tu post, se me estrujó el corazón, no supe que decirte...y se lo copié a mi hermana. Lloramos las dos.

Un beso grande desde Uruguay.

Anónimo dijo...

primera vez que te leo, y me conmueve... creo que la muerte y sobre todo de tus seres amados es un golpe tremendo que aturde, duele y nunca se termina de ir... pero uno sobrevive... se levanta y sigue... porque formamos parte de la vida que también viene acompañada de la muerte... un ciclo en el que todos estamos metidos y tarde o temprano nos llega la hora. En menos de dos años se fueron mi abuela, padre y abuelo. Tres personas que amé, amo y amaré hasta mi muerte... hoy celebro la vida gracias a mi familia y mi hijo. Sigo con ellos en mis recuerdos, me dejaron su amor... Ale

Amorina dijo...

amo las palabras, pero te leo, y me quedo sin palabras...

Anónimo dijo...

se me cruzan muchas cosas para escribir, pero es que de tantas làgrima no puedo ver claramente.
si, la vida es una mierda!
y dios te da un prèstamo que te cobra con altisimos interese.
Perdì un hermano y me sentì tan desprotegida y vengo a encontrarme con este blog.
tampoco creo en dios. en poco tiempo fue comprendiendo eso de redefinir el dolor y comprender la finitud de la vida

en fin...

hoy siento igual a vos!
n

Guillermo Altayrac dijo...

Esto es muy lindo también. A pesar de, o incluso por, el tema que estás tratando.
Muy fuerte, señorita. Que estés bien, a pesar de todo. Que estés lo mejor posible. Y que sigas escribiendo.
Saludos.

tontaluz dijo...

http://danielaquattropani.blogspot.com/

me gustaría que lo leas.
saludos.