domingo, 7 de agosto de 2011

En el mundo hay cosas difíciles e imposibles de digerir.
Ninguna como saber que mañana tengo que levantarme a las seis y media de la mañana para ir a trabajar.

5 comentarios:

Anabella dijo...

Que bajoooooon.
Fuerza Ramera! (?)

Miss Bgui dijo...

Si queres te mando un sms cuando estoy arriba del colectivo VIAJANDO A TRABAJAR ¬¬
Bienvenida. Que te sea leve.

Besoooooooo

Sofía dijo...

que horror
fuerza

no soporto a la gente dijo...

¿Desde cuándo es infantil no querer levantarse temprano?
Me opongo rotundamente a esa (des)calificación, que no es sino hacer propia una idea ajena.
¿Desde cuándo la "adultez" tiene que ser sinónimo de sufrimiento? ¿Desde cuándo está bien desoír al cuerpo, que pide más sueño? ¿Desde cuándo está bien desoír al que sea que en-uno, dentro-de-uno, pide placer y alegría?
¿Desde cuándo hay que "afrontar las consecuencias"?
Hay que hacer lo posible por evitarlas, aun sabiendo que es posible no lograrlo.
¿Desde cuándo es "adulto" tener responsabilidades cuando, en realidad, son funcionales a los demás, pero ajenas a nosotrxs?
¿Eh?

Kath. dijo...

Acuéstate temprano y ya verás (: