viernes, 16 de septiembre de 2011

La última y me voy a comer más relleno de empanadas

La mayoría de las cosas que tengo las tengo de épocas en las que me costaba mucho comprar algo, y eran épocas en las que costaba comprar porque no había plata para nada. Cada cosa que tengo (bueno, no voy a pecar de exagerada, aunque está en mi naturaleza: la mayoría de las cosas que tengo) tienen una historia detrás y puedo contar cómo llegué a juntar la plata para cada una de ellas y cuándo las compré y quién me acompañó y puedo relatar historias fantásticas que pasé mientras usaba la remera fucsia con un gato plateado o todo lo que bicicleteé con la bici roja que me compré después de ahorrar durante todo un año, todos los días, un peso.

11 comentarios:

Mariana dijo...

Me pasa parecido; y guay que alguien me rompa nada! Una vez un ex me rompió un termo que me compré con mi primer sueldo, casi lo mato, y él no entendía xq estaba tan cabrera... cla, el nene no laburaba.
Beso niña, y no se amargue que dicen que la vida empieza a los 40, y todavía falta bastante pa eso!

Mery dijo...

que grosa... Eso habla de una persona inteligente por demás. Que lindo guardar cada recuerdo de lo que uno atesora y tanto costó! Besitos!

Lola dijo...

genia, t banco a morir, yo tb puedo decir q las cosas q me compre siendo chica fueron con esfuerzo, en casa no nos daban "mensualidad" entonces cada moneda d 5 o 10 centavos q me sobraba d algun pasaje en colectivo me los ahorraba y asi junte mis primeros 100 pesos, todo un logro! jaja

Trapitos al Sol. Indiscreciones de una empleada doméstica dijo...

si usaste una remera fuccia con gato plateado; lo que cuentes, te lo creo

Nerea. dijo...

La mejor parte del ahorro es ver todas tus restricciones materializadas en algo mucho mejor....

Anabella dijo...

No hay mejores cosas que las que se compra uno con su propio dinero.

Tam dijo...

Me pasa igual, lo de este post y del anterior, tener cosas compradas con muchísimo esfuerzo; y por otro lado viendo las cosas desde afuera, el no necesitar cosas de más (el caprichito consumista) tiene que ver con el haber tenido que restringirse tanto tiempo y haberse arreglado con lo que tenía o me regalaban, simplemente porque había que guardar para cosas importante es.
Asi es como me puede comprar mi primer auto (que a pesar de ser viejito fue re emocionante) y luego mi departamento (que a pesar de estar en merlo, lejos de la actividad, queda cerca de lo de mis padres)
Me hiciste acordar de todo eso y me emocioné.
Besos

mirita dijo...

Te leo hace poco pero siento que te conozco hace un monton!
Yo ahorrando, ahorrando me compre, tambien, una bici playera roja con brillitos... (alla por el 2004...)
el otro dia mi viejo - sin mi permiso - la regaló...
todavía no lo perdono. Y lloro cuando me acuerdo de mi bici...

MissBgui dijo...

Bueno, si el relleno de las empanadas es el que te inspira a escribir, preparate kilos y contanos esas experiencias. No seas caca.

Beso y buen comienzo de semana, ramera.

Tres bufones muertos dijo...

si te cuento como consegui mi primer arma en el mercado negro te moris de la emoción (?)

demasiadolistas dijo...

Cómo se disfruta lo que uno compra después de mucho esfuerzo...
Me encantó!

(M)