viernes, 1 de abril de 2011

En el banco

- Un gatito teñido de rubio con una camisola tipo de seda, medio arrugada, un poco transparente (soy un queso son los nombres de telas) levantándose al de seguridad.

- Una señora con un gancho gigante en la cabeza y una remera que rezaba "Rod Stewart".

- Otra señora, muy muy muy petisa, con unos tacos muy muy muy altos.

- Una chica de dieciséis, completamente insoportable, que hablaba con su amiga de sus relaciones fallidas, de su novio actual, que es muy celoso, de Julia, que es una gorda pelotuda, de la cajera del banco que es una forra de mierda, de la cola que estaban haciendo de la concha de la lora, de que no tenía tiempo para todo lo que tenía que hacer, de que cómo no va a poder comprarse eso si tiene una casa en Belgrano R. Un detalle no menor que colaboró con mi irritación: todo el tiempo se acomodaba el pelo, impecable pelazo de publicidad.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy gráfico el post! viernes+banco= infelicidad total

Hoy. cola del subte. chica de 16 comiendo un sanduich gigante, hablando muy alto por celular y comprando la tarjeta del subte. Casi le digo: NENA decidite por dios!!! encima se olvidó el vuelto y la cajera golpeaba el vidrio gritándole...uf

saludos y buen finde

Zi

Eli dijo...

¿Por qué todas las pendejas tienen un (con tono de Klosterboer) ¡PELAZO!?
Digo, ¿Es una oleada con buena genética capilar o simplemente planchita-dependencia llevada al extremo?

La Gitana dijo...

Bendita tu eres por quejarte - manifestar o simplemente observar cosas así. Somos dos.

Good sábado che