martes, 7 de septiembre de 2010

Es raro que a veces, después de todo, uno siga perdonando.

12 comentarios:

Brittany Rumsfeld dijo...

Cortito.. pero me encanto, es la pura verdad.

Susanita. dijo...

totalmente

carlos dijo...

una gran verdad besos m

Anónimo dijo...

Al margen de si es verdad o no, te cuento, y qué te importará, que soy un chabón minita.

Encontré tu blog, de minita, y yo tengo los mismos asuntos (bue,parecidos) circulándome en la cabeza.

Tantas giladas que decís que son de minita, son de minito también.

Y estoy lleno de testosterona, ni gay soy.

Este comentario ¿sirve para algo?
No.

johi dijo...

Almas puras, gente noble.
Hay que perdonar, dejar el resentimiento, ser feliz.

jajajajajajjaa
el calorcito me pone muy "OM".

Miss Bgui dijo...

Depende de cuánto te haya dolido, de cuánto te haya marcado y de cuánto te importe perdonarlo/a.
Yo creo que si no podés olvidar, nunca perdonaste.

sofía dijo...

Cada vez que comento eso a alguien, me dicen que lo hago porque soy demasiado buena. Al carajo la bondad, mierda!

Antonella dijo...

Raro? A veces es muy boludo de nuestra parte.

Pau dijo...

Sin palabras. Dejá de escribir sobre mi, nena! :P

Nymphiita dijo...

Porqe somos unas completas ingenuas qeridaa!

xxxoo

Paul Maril dijo...

Autocomplacencia, masturbación emocional.

Maru dijo...

Lo malo es cuando uno perdona por resignación