martes, 21 de septiembre de 2010

¿Brillante? ¿Brillosa? ¿Qué dijiste?

Hay que aprender a sonreír y callarse la boca y agradecer y decir "por favor". No recuerdo, mas bien no quiero recordar, si djo brillosa o brillante. Qué abismo tan gran hay entre brillosa (¿grasosa?) y brillante (¿rápida?). Qué difícil no saber qué se escuchó.

Mas dificil que no saber si brillosa o brillante es no saber callarse la boca. Porque qué necesidad. Para qué preguntar. Con qué objetivo.

Entonces fue:

"Estás brillosa" o "estás brillante".

Y después lo innecesario:

"¿Y eso es bueno o malo?".

Y después, la confirmación de lo innecesaria que era la pregunta, el cachetazo invisible, la respuesta mas temida. El silencio.

4 comentarios:

Perro que ladra dijo...

Siempre "por favor" y "gracias". No hay que decir más nada. Al final las abuelas tenían razón.

AutoeStigma-O.O dijo...

maldito silencio!

Barackus Obama dijo...

El que trate con minitas debería saber que el único sonido que escuchan con agrado es el de su propia voz. ¿Cómo osan cuestionarles algo? Por dios...

Anónimo dijo...

Brillosa no existe, se dice brillante.