sábado, 19 de diciembre de 2009

Haircut

Cada tres o cuatro años cumplo el ritual mas estupido del universo: voy a la peluquería y le digo "Cortámelo, bien corto". Después salgo llorando de la peluquería, y me guardo hasta que vuelve a crecerme la cabellera.

Hoy no sólo cumplí el ritual, sino que además le dije: "Algo medio despeinado, desestructurado". Me fui al ocote mismo. Ahora, ¿sabés cómo quedé? Como el orto. ¿Sabés a quién me parezco? A David Bowie me parezco. Un horror.

Olvídense de mi, yo con este corte no salgo ni a comprar cigarrillos.

3 comentarios:

Liz A. Hepburn dijo...

Tonces porque lo cortaste??

xD

JuanM dijo...

Para mi que no te debe quedar tan mal, pero exagerás la situación porque sos minita jajaja

Seguro que si te ven tus amigos te van a decir que te queda lindo, y probablemente con bastante razón.

Laura dijo...

Te debe quedar lindo! Pero te super entiendo, porque yo también hago lo mismo. Es más: me lo corté en casa, con flequillón y todo, un día de conjuntivitis en mayo, y todavía no sé qué otro ritual hacer para que me vaya creciendo de una vez por todas. Disfrutá el corte nuevo, y no te hagas problema!!!!!!!!