lunes, 7 de diciembre de 2009

Enfrentando el miedo

Bajo del colectivo y estoy parada en medio de un barrio que no conozco. Es de noche, mas o menos las once de la noche, casi no hay luces, no se escuchan ruidos, no hay avenidas, no sé para qué lado tengo que caminar. Arranco. Sigo mis instintos y doblo a la derecha. Lo único que sé es que estoy mas o menos cerca. Camino una cuadra. Supongo que la de la esquina tiene que ser la calle que busco, pero me equivoco. "Mierda", pienso. Estoy perdida en este barrio medio fantasma, son las once de la noche y tengo el celular casi sin batería. Una casa tiene una tortuguita prendida. Me paro bajo ella y saco la guía T. La guía T que utilizo yo es de 1995, y por lo tanto no es del todo confiable. Busco. Encuentro el lugar exacto donde estoy parada. Me fijo para qué lado tengo que ir. "Bien, para donde sube. Estaba caminando bien, entonces". Y camino dos cuadras. A las dos cuadras, sigo perdida. Miro la altura. Recapacito. Reflexiono. Pienso. "Qué boluda, tenía que ir para el otro lado". Me doy vuelta. Camino. Una, dos, tres cuadras. A lo lejos, un grupo de personas. Pienso para dónde correr en caso de necesitarlo. "Me van a violar, me van a matar y me van a dejar tirada en este barrio fantasma". Tomo aire. Aflojo el cuello. Camino. Los miro, los estudio. Son todos masculinos. Toman sustancia desconocida en una botella de gaseosa cortada por la mitad. Los tengo cerca. Me miran. Los miro. Me miran. Trato de no temblar, de parecer segura. Uno me mira mas que los otros, que se pasan la botella cortada. Lo miro. Le sostengo la mirada. Lo miro a los ojos, y abro la bocota: "Amigo, Bermudez es por acá, ¿no?". "Sí, amiga, la de la esquina". "Gracias". "De nada". "Suerte". "Igualmente". Y me voy.

6 comentarios:

Liz dijo...

Chale! Que miedo

Nacho dijo...

orcooooo jajaja
Bien ahi, yo me hubiera quedado duro tambien si soy el tipo,.,.

Pablo dijo...

"Amigo." Genial.

G dijo...

ESO es tener los ovarios bien puestos :)

BBSampler dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
unbelievable. dijo...

Que bien la tuya, dios, me hubiese quedo ahi sin huevos para articular UNA palabra.