miércoles, 9 de agosto de 2017

Lo malo, si breve, no tan malo

En mis fantasias más recurrentes la gente se gira para mirarme: soy deslumbrante.
Hoy en el colectivo un tipo iba con un escarbadiente enganchado en la boca, una señora tomaba mate, un chico vomitó y un niño se durmió arriba mio. Las ventanas estaban empañadas y no sé qué pasa con la gente y el lavado de dientes de la mañana o mejor dicho con la higiene personal en general. Fue bastante mejor que la película de terror que vi ayer con dos amigas, The house from Willow Street: una banda de malhechores secuestra a una chica y resulta que la chica tiene *algo siniestro*. Me quedé dormida al final porque ya había pasado lo que más me interesa de una película de terror: el comienzo, cuando todavía no se entiende de qué la va y todo es misterioso y todo parece guardar un oscuro secreto y los monstruos aparecen por primera vez, haciendo que nos sobresaltemos en nuestro lugar. Qué placer esa descarga. Estaba tan mal actuada la película que las tres que mirábamos pensamos que podríamos haberlo hecho mucho, muchísimo mejor.

2 comentarios:

JLO dijo...

Pero... Te miraron o no? 😏

Barby G. Schonholz. dijo...

Cuando son mas zombies que personas!
Vengo a pasarme por blogs amigos de amigos!
Saluditos!

http://barby-gs.blogspot.com.ar