domingo, 6 de noviembre de 2011

Soy de las que escuchan y después hacen lo que se les canta el orto

Dos amigas me aconsejaron exactamente lo contrario.
Una me dijo: No, no podés hablar eso. El problema es tuyo, no de él. Por más que te diga exactamente lo que necesitás escuchar, si no solucionás vos tu problema, no sirve para nada.
La otra: Hablalo, pedile que te diga lo que necesitás escuchar. Si te lo guardás es peor.

2 comentarios:

Fer dijo...

Yo hago lo mismo. Sobre todo cuando tenés amigas que no se ponen de acuerdo. Hacé lo que se te cante el orto.

Leria! dijo...

Y al final... ¿qué hiciste?