miércoles, 2 de noviembre de 2011

Por las dudas estoy mal

No estoy pasando buenos días. Siempre me pasa cuando me sobreenamoro. Pareciera que tengo un límite de bienestar que está directamente vinculado con la cantidad de amor que siento por otra persona. Y cuando ese amor se desborda y cruza el límite, empiezo a sentirme como el orto. Es miedo, inseguridad y tristeza por las dudas. Nada está mal pero yo siento que hay algo que podría estar mal. Por momentos me pregunto qué haría si no tuviera más este amor y me desgarro de la tristeza. Me pego unos viajes depreso-insoportables que no sé bien cómo parar. Lloro un montón y empiezo a desconfiar de cualquier cosa porque es tanto el amor que algo malo tiene que pasar. Es tanta la perfección que algo oculto debe haber. Que mi novio se aparezca de sorpresa en Uruguay a visitarme no puede ser gratuito, alguna tormenta se está acercando. Que además de aparecer de sorpresa me traiga de regalo unas botas de lluvia confirma lo anterior: se viene una tormenta. Todo lo lindo se me tiñe de fealdad o lo tiño de fealdad o no se tiñe un carajo pero yo me hago problemas igual. Cuando estoy así me alejo. Me refugio en casa. Cuando estoy así soy un silencio tan oscuro que me asusto de mi misma. Cuando estoy así soy el cuco. Ordeno y sobreordeno las alacenas y la biblioteca y limpio muchísimo porque la limpieza es terapéutica. Cuando estoy así me siento fea y me siento a mirar pasar la vida por la ventana. Cuando estoy así hago mil millones de cosas pero las hago por inercia, como si no pudiera disfrutar nada porque algo podría estar mal y yo podría no estar dándome cuenta. Hoy a la mañana venía Juan a desayunar y me levanté temprano y me puse a cocinar unos muffins de limón y frutillas. Mientras espiaba si se estaban cocinando bien pensé que estoy teniendo demasiada suerte y no estoy acostumbrada a tener tanta suerte: tener tiempo para hornear algo para el desayuno un día miércoles no es algo que le pase a mucha gente. Conocer gente virtual y que esa gente virtual se convierta en amigos incondicionales tampoco es algo que le pase a muchos. Tener un novio que caiga de sorpresa a otro país para visitarte tampoco es algo usual. Tener una casa linda, una procesadora nueva, papelitos para origami, ganas de hacer cosas, ganas de aprender a hacer cosas. Tener una linda vida. Debe ser que no estoy acostumbrada a tener una linda vida durante un período tan largo. Tanta felicidad es abrumadora, tan abrumadora que todo el tiempo genera dudas. Y entonces cuando llegó mi novio, lo abracé y me largué a llorar. No sabía por qué lloraba, pero lloraba. Supongo que era por las dudas.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias por poner en palabras exactamente lo que me está pasando. que difícil de explicar, qué fácil de leer. gracias.

Martín dijo...

M,

hace 3 lustros, discutí un viernes con una minita con la que estaba saliendo.
el sábado a la mañana temprano, ella se fue al campo, sin avisar, a pasar el finde.
el sábado al mediodía, harto de llorar en mi habitación, decidí ir a la casa de su mejor amiga, a pedirle indicaciones de cómo llegar al campo del padre de la minita.
acto seguido, llamé a mi papá, después de años de no hablarnos, le interrumpí su sagrada siesta, y le pedí que me lleve en el auto, porque no sabía cómo llegar.
Mi papá me llevó.
hoy esa minita es mi esposa, y madre de nuestro excepcional Agustín.
Mi papá se murió hace años, y desde el momento en que lo llamé, nunca más nos volvimos a separar.

Corolario: no jodas. Ponele garra, todo sale bien. Y si no sale bien, no te queda nada en el tintero.

Gracias por compartir tus momentos.

JDP dijo...

Probaste con psicoanalizarte?
A mi me ayudo.
No te lo digo de manera ofensiva, pero me parece que esta catarsis literaria no soluciona nada.
Esta buenísimo que lo compartas.
Pero me parece que tenes que dar un paso mas.

Caromusa dijo...

Me pasa exactamente lo mismo.
Si estoy muy feliz, algo malo tiene que pasar, sí o sí. Algo terrible.
Supongo (racionalmente) que es una especie de culpa por estar bien, por creer que el universo de algún modo compensa. Pero emocionalmente me es casi imposible dejar de sentirlo.
Y cuando (si es que) después pasa lo malo, digo "ves, ahí está, qué te dije".
Moral judeocristiana, o baja autoestima?

sofía dijo...

Supongo a todos los dramáticos nos pasa lo mismo. Quisiera poder aflojar con esto de vivir en una telenovela venezolana.

Fer dijo...

Es que a veces a uno le agarra como un especie de síndrome de abstinencia a la angustía,el bajón, el vacío existencial. Pero vamos, acostumbrate a la vida linda!

Beso enorme!

nomesalelapalabra dijo...

Creo que eso nos sucede a las personas que sabemos lo que significa pasarla mal, entonces cuando todo está muy bien, nos atajamos por las dudas. O a personas que nos rodeamos de gente que la pasa mal, entonces estar bien nos da demasiada culpa.
Alguien me dijo hace unos días que mi síndrome es el de una persona a la que le regalan una Ferrari, le abren la puerta, pero después no quiere subirse. Es como: bueno, ahora que tengo lo que siempre quise, no sé que hacer con esto. Estoy muuuuy lejos de querer una Ferrari. Y también lejos de la histeria. Es sólo que tenemos que aprender a disfrutar, aun en esta cultura de culpa y sacrificio que nos han inculcado. Y pienso en lo dificil que es aprender a querer y cuidar lo que tenemos, porque claramente, lo podemos perder, o nos podemos perder nosotros antes. Che: la catarsis literaria soluciona mucho, pero mucho, tanto como el psicoanálisis. La creación es todo en la vida del ser humano.

Cantando Victoria dijo...

Hola M,
Me gusta mucho cómo escribís. Más allá de que en la mayoría de los posts (no en este) me hacés reir, sos clarísima para explicar las cosas.
A veces hay heridas que no terminamos de sanar y que nos impiden seguir adelante.
Espero que te acostumbres a la vida feliz que tenés y puedas disfrutarla 100%!

Nuri148 dijo...

A mí también me daban esas angustias cuando empecé a salir con mi novio. Hoy es mi marido, hace 12 años que estamos juntos.
No dejes que ese miedo a perder a felicidad te la vaya a sabotear. Amigate con las cosas lindas que te estan pasando, y la angustia se va a ir sola. :)

Flake dijo...

El miedo a ser feliz.El peor de todos los miedos.

x dijo...

Qué bien lo describís, sos tan espontánea! Creo que forma parte del "ser" femenino... para tu tranquilidad no sos la única! Muy buen blog.

Silvia dijo...

¿Leíste esto?
http://www.elmalpensante.com/index.php?doc=display_contenido&id=1904&pag=2&size=n

o sea, es inevitable tratar de vivir de verdad y no tener ataques de miedo, llanto, angustia. Mientras sea la excepción y no la regla creo que está bien.

Leria! dijo...

Hola, M.

Che, qué cagada que te sientas así, es horrible. Te acompaño, porque me he sentido así también.

Estoy re de acuerdo con NoMeSaleLaPalabra. La pasaste mal, o tenés culpa de pasarla bien, o como dijo Flake, tenés miedo a ser feliz...

Yo creo que la solución está en dejarte llevar (una sola vez) por ese camino bajonero que tomás cuando pensás "Y ¿qué hago si todo esto se termina?"
Recorrerlo y transitarlo de punta a punta. Finalmente, vas a llegar a la conclusión de que todo va a volver a ser como era antes de tener a tu novio, tus amigos (ex)cybernéticos; y la vida va a continuar. Vas a haber aprendido algo más, y todo va a seguir su curso. Control de daños, que le dicen.

Si andás con todo ese miedo, y (tocamos madera) en algún momento se termina, te vas a sentir el doble de mal, porque ENCIMA, no lo disfrutaste mientras lo tuviste.

OJO. A veces somos nosotros los que generamos las cosas malas, justamente por andar con los ojos velados por ese miedo que hace que todo se vea como a través de anteojos de sol. Hasta lo más blanco y brillante parece gris.

Ni ahí, piba, disfrute! Disfrute que cuando lleguen los problemas, AHI va a necesitar todas las energías para resolverlos.

Te mando:
Un cyber-abrazo!
Buenas ondas!
Velas aromáticas, y
Un buen daikiri con helado de banana =D

Anónimo dijo...

No sé, a mí cuando me da eso, es por algo, que se yo. Por lo general todo termina saliendo como el orto. sorry

Y si me parte un rayo.- dijo...

Jajajajaja que bueno es saber que no soy la única jodido-depresiva-anticipada....La verdad no te voy a mandar a psicoanalizarte, y sentirme mal por vos, solo decir que si no le pones onda y tratas de sacar algo bueno de cada fucking bajon estas hasta las tetas!
osculos

perica dijo...

que buen post!
clarisimo como el agua clara.
absolutamente identificada con voce

la que no iba a tener blog dijo...

yo vengo llorando por las dudas desde hace 4 años. te juro que el pobre pibe todavía no se acostumbró.Y es que la felicidad del desayuno y el origami y los banderines de colores empalaga, y uno le mete un existencialismo como para levantar. ponele.

Amorina dijo...

sos una capa total. Say no more