viernes, 9 de abril de 2010

El chico que estaba sentado al lado mio en el 65 usaba One de Calvin Klein y yo sentí que tenía de nuevo quince años.

12 comentarios:

BBSampler dijo...

vuelvo a tener 20?

Chaplin dijo...

Un clasico el One, siempre garpa.

Petardo Contreras dijo...

Uhh lo sumo a lo NO elegante, al margen de rico perfume, cuando ya se quemo pasa a ser como las remeras con frases futboleras en italiano.
Si soy cinico y que???
Saludos!

carlos dijo...

que bueno recordar viejos tiempos besos m

querés melón? dijo...

lo re banco a carlos.

SOL dijo...

Ufff me mata ese perfume! Si encima estaba bueno el flaco era para acosarlo! jajaja

Fran dijo...

Ay es tan lindo, yo lo usaba hace un par de años solo porque mi ex lo usaba para matizar de aroma su cama.

Todo mal.

Meli R dijo...

Volvió el blog para mujeres! espero que te des una vuelta, un beso!

rafa, sweet and long, very long memories dijo...

Yo tenía hace tiempo una minita medio amiga, que se había convertido en la gran catástrofe de mi absurda vida. Había que hacer algo, tardé años en decidirme. Concerté una cita, me subí a un autobús a las siete de la mañana, camino de su ciudad y de su despacho. ¿Qué pasaría, me preguntaba angustiado...? Transcurrieron algunas horas y por fin estaba hablando con ella en su despacho. Una conversación imposible, llena de atmósferas, de suspiros, de obstáculos e inclinaciones. Le miraba a los ojos, inclinaba mi cabeza obsesionado por el rosa tan extraño de su boca, era todo tan raro, al fin, lo único que tenía claro de mi papel es que había pasado el tiempo y tenía que despedirme. A su lado, de perfil, en el medio del despacho, la miraba para decirle adiós y me preguntaba, esta minita, de dónde ha salido esta minita, dios mío, qué misterio! Y entonces ella de perfil, a mi lado, hizo en el aire un gesto con las manos, un arabesco o algo así, adelantó su pie derecho con un movimiento rítmico de baile y hubo una especie de invitación, una mezcla muy festiva de insinuación y galanteo, y se quedó mirándome con una sonrisa extasiada. El silencio y la luz del sol en el despacho, todo como en una tarde que no se termina jamás... Ya en el marco de la puerta, mientras se soplaba el flequillo hacia arriba a través de sus labios rosas,entre el cholulismo y el sueño, me dijo con esa voz que ella tiene:
-Reorganice su vida...
-Sí, dije yo, di media vuelta y me volví, camino de mi mismo o que sé yo...

Anónimo dijo...

el comentario anterior me gusto, aunq no lo entendi mucho...como una cancion de los redondos...flashear por flashear

Anónimo dijo...

Che rafa, sweet, etc. que lindo lo que escribiste tenés un blog donde se pueda seguir leyendo?

Mumi

rafa dijo...

no, no tengo ningún blog, no sé...