lunes, 27 de julio de 2009

Por qué llorás

Hace casi dos meses prometí una constancia que no cumplí. Escribí, no tanto como pensé, pero escribí en cuadernos, a mano, muy de la vieja escuela. En estos dos meses lloré como nunca había llorado (es mentira, siempre que lloro por algo siento que estoy llorando como nunca he llorado). Pero hace algunos días tuve una mínima revelación (mínima porque, vamos, la vida es larga, y al lado de esta hubo revelaciones mucho mas grandes). Lloraba en la soledad de mi hogar semi vacío y me pregunté, de buenas a primera (es un buen ejercicio, lo recomiendo) por qué lloraba tanto. ¿Ausencia? ¿Tristeza? ¿Desamor? No. No. No. Lloraba por lo que había vivido alguna vez y no iba a poder volver a vivir. Lloraba por ese primer día de convivencia (que fue catastrófico) y lloraba por las veces que nos miramos a los ojos y nos entendimos. Lloraba por las cosas que no voy a volver a tener, pero que en realidad ya no tenía hace mucho. Creo que en ese momento me di cuenta que había tomado la decisión correcta, pero empecé a preguntarme qué carajo es el amor, cuánto dura, si es para toda la vida, si para que sea para toda la vida tiene que haber concesiones, o si es incondicional. Y asi como empecé a preguntarme por qué lloraba, terminé pensando algunas pavadas como que la vida sola está buena, mientras no sea un estado permanente. Y amenacé con abrirme un blog anónimo para contar mis nuevas desventuras amorosas, pero lo cierto es que tendría que inventarlas porque lo que me gusta tiene compromiso, me hace daño, es imposible o, lisa y llanamente, no me da ni la hora. Tengo que pensarlo. Puede ser divertido, en especial por esa loca idea que anda rondando en mi cabeza hace unos días: quiero tener un gatito.

7 comentarios:

Natalia Alabel dijo...

M, una consulta: tenés patio o balcón en un piso bajo como para que el gatito pueda salir a pasear?
Porque si vos trabajás todo el día y el gatito tiene que estar encerrado, es un tanto cruel..

M. (Una Ramera) dijo...

naty: vivo en una planta baja y tengo patio. sirve? el problema mas grande es que les tengo terror a los gatos...

Natalia Alabel dijo...

Um, si les tenés terror se complica :)

Pero si lo superás, entonces está bueno. El gato podrá salir a pasear cuando crezca, y podés tener las piedritas afuera (eso está bueno, con las piedritas adentro siempre vas a tener olor a caca y a pis en tu casa)

Daria dijo...

Si, si, si. Tenga un gatito, son lindos y si los educa, no hacen chanchadas y eso.
tu casa da para gatito, te lo digo con conocimiento de casa ..... incluso para perro .... yo ya tengo gato y perra .... no sabçes las conversaciones que se nos arman entre los 3...

Beso, querida

Anónimo dijo...

yo tmb vivo en un dpto en planta baja y tengo 4 gatos... si los educas hacen en las piedritas y si las cambias seguido no tenes olor en tu casa... Yo de noche los entro para q no jodan a los vecinos con las peleas con otros gatos, o las corridas por los techos... A mi no me gustaban los gatos, hasta q un dia se me cruzo uno en el camino y bueno... ahora somos una familia ja..
_pato, de santa fe

la secretaria dijo...

gato es amor, M, que lindo tenés etse blog , me encantó

Mary Reed dijo...

Te vas a reir, pero me imprimí ésta entrada.
Porque necesito entenderme y lo que escribiste me ayuda.
Porque HOY vivo lo que escribiste hace casi un año.
Y porque tengo menos coraje que tú, y me cuesta tannnnto decir basta.
Tengo miedo de no volver a tener lo que en realidad ya no tengo.
La pucha que es complicado!