domingo, 30 de junio de 2013

23 / Londres. Día 01

Ahora estoy en el cuarto de un hotelucho comiendo queso brie, fetas de pavita, un dip de cebollas caramelizadas y pitas y la estoy pasando bomba, pero hace trece horas pensaba que todo pero todo lo bueno del viaje se iba a transformar en una pesadilla.

En resumen: perdimos el tren que nos llevaba de Bruselas a Londres. Perdimos el tren por diez minutos y perdiendo el tren perdimos 132 euros. Perdimos esos 132 euros pero además tuvimos que pagar 280 (sí, 280) para el tren siguiente. La moraleja es: no llegar tarde.

Nos bajamos en la estación de tren St. Pancras que a su vez es la estación de subte King´s Cross y fuimos directo a tomar la Northern Line para ir a Elephant & Castle, la estación donde más o menos queda el hotel. Antes de eso nos conseguimos un mapa de Londres, uno de las estaciones de subte y bus y cambiamos plata recibiendo una noticia espantosa: para tener 200 libras tenés que entregar 370 dólares. Como dice mi amiga Flori “El que convierte no se divierte” pero acá es inevitable no convertir y llorar. Para ir al subte pasamos por un semi shopping donde había un piano con un letrero de “Play with me” y un niñito tocándose unos temas.

Juan pasó la Oyster Card por el molinete del subte y pasó con dos valijas y me pasó la tarjeta a mi para que pasara yo pero me lo negó varias veces hasta que el guardia nos explicó que tenemos que tener una tarjeta cada uno.

La Oyster Card es una tarjeta tipo la SUBE que sí o sí tenés que comprar cuando venís a Londres porque sino los boletos te salen recontra mil veces más caros. La tarjeta sale 5 libras y se supone que antes de irte podés devolverla y te dan esa plata y después le vas cargando crédito. Igual viajar en subte en Londres es caro. Cómodo, sí, pero carísimo (2,1 cada viaje).

El señor de la ventanilla que me vendió la tarjeta me habló tan fuerte la primera vez que pensé que me estaba retando y me habló tan fuerte la segunda que me di cuenta que realmente me estaba retando.

Caminé al hotel diciendo cada quince pasos “Estamos en Londres, guau” hasta que llegamos al hotel y casi me caí para atrás: de afuera parece un colegio o la casa de estudiantes en el campus universitario. Somos Delta Nu. Tuvimos que esperar casi dos horas para que nos entreguen la habitación y pasar la prueba de fuego: si todo estaba bien reservábamos el hotel para el resto de las noches que nos quedan y el cuarto pasó la prueba: sábanas limpias, baño limpio, todo blanco. Dormimos en camas separadas pero mejor: cada vez se siente más que no estamos acostumbrados a pasar tanto tiempo juntos.


Juan propuso ir a Candem Town y yo acepté sin pensarlo: hace muchísimo que quiero conocer ese lugar. Viajé en el subte emocionada como cuando me llevan a un parque de diversiones pero después llegué y me pasó algo horrible: no era lo que yo esperaba. Había muchos puestos de ropa y de cosas lindas pero nada que no se consiga en cualquier otra parte del mundo. La ropa eran unos montones de remeras con leyendas graciosas, vestidos todos iguales, afiches de películas de hace cincuenta años pero no afiches originales sino impresiones de las más comunes, nada era demasiado auténtico salvo alguna tienda de discos y no mucho más. Estaba lleno de olor a comida aceitosa y puestos de nacionalidades indefinidas y con mezclas imposibles: “¡Wok y pizza!”, “Smoothies y burritos”. Todos ofrecían fish and chips (yo tengo muchas ganas de comer y Juan también tenía hasta que ayer vio a una comiendo y con su peor cara de decepción me dijo “¿Pero es eso? ¿Pescado y papas fritas? Otra chantada más”) y nadie, pero nadie, pudo decirme dónde quedaba el mercado original de Candem.

Nos fuimos con la esperanza de volver y encontrar esa autenticidad que yo esperaba.

Mirando el mapa vi que estábamos cerca de Regent´s Park y del barrio Marylebone. Fuimos a las dos cosas. En el parque buscamos Queen Mary´s Rose Gardens y hasta encontrarlo pudimos recorrer casi todo el parque, pudimos llegar hasta la entrada del zoológico, vimos gente haciendo running, otros en botecito, otros andando en bici. Muchas mujeres musulmanas con sus hijos jugando en el parque con la mezquita de fondo. Fuimos a la mezquita. Entramos de una y cuando estábamos llegando vimos un cartel que decía que era un lugar sagrado y que había que respetarlo, que las mujeres no podían entrar ni en minifalda, ni con los hombros al desnudo ni con la cabeza al descubierto y yo estaba en minifalda, musculosa y luciendo mi cabellera interminable. Di medio paso y un guardia de seguridad se me vino corriendo y me dio un pañuelo para la cabeza. Cuando me lo estaba poniendo llegó otro y dijo que también necesitaba una pollera y me la alcanzó y cuando me vieron completamente cubierta respiraron aliviados y me dejaron entrar. Adentro de la mezquita los hombres estaban practicando El Salat. Nos quedamos mirándolos un rato en silencio y yo pensé varias veces que ese era un nivel de fe que yo jamás podría manejar. Un poco los admiré.






Saliendo de la mezquita y después de devolver toda la ropa terminamos encontrando los jardines de rosas y todo lo que había alrededor: ligustrinas que delimitaban semicírculos donde había conjuntos de flores de diferentes gamas de colores, en uno rojos y naranjas, otros lila, otros blancos. El pasto estaba perfectamente cortado y cada veinte o treinta metros había una pareja apretando muy sigilosamente, como si fueran los extras de cualquier película inglesa.

Caminamos un poco más el parque y después terminamos el día en Merylebone, un barrio que está medio de moda, pintoresco, lleno de esos edificios con ladrillos a la vista que a uno se le vienen a la cabeza cuando alguien habla de vivir en Londres. Nos metimos en un super que pensamos iba a ser carísimo pero terminamos comprando por 10 libras un montonazo de cosas (dos tipos de pan, dos tipos de queso, pavita, yogures, jugos, shampoo). Antes de subir al subte pasamos por Bakery Street y Juan sonrió. A las once de la noche nos dormimos.


1 comentario:

Vero QC dijo...

Londres es linda, no para cualquiera, pero lo que es claro que es cara para nosotros!!! :) sigan disfrutando