miércoles, 26 de mayo de 2010

Y además había resuelto empezar a fumar menos, resolución que se repite todos los días de mi vida, y venía bárbaro, aguantaba hasta pasado el almuerzo, un cigarrillo post almuerzo no se le niega a nadie, y justo me llega, justo que venía bien y sin ansiedad, ese mensaje que te deja culo pa´l norte, ese mensaje de ese que siempre tiene un radar y sabe cuando estás necesitándolo, esa maldita brújula que explicame de dónde la sacás porque no podés acertar siempre, y salgo desesperada y me fumo un cigarrillo y me siento una boluda increíble, fumando y pensando qué decirte, qué contestarte, cómo decirte que no cuando lo único que quiero es decirte que sí.

3 comentarios:

carlos dijo...

y cada uno tiene sus adicciones yo soy adicto al chocolate pero ultimamente me estoy moderando de consumirlo besos m

Romina dijo...

a mi me pasa eso con la comida...
me alimento bien y cuando me agarra me como un monton de porquerias (darse el gusto esta bien) pero ese exceso es tan molesto (y malo)

QSUM dijo...

uffffffff que complicado.
Me paso muchas veces, como hacen para saber siempre en que momento aparecer, tienen un gps emocional?!