viernes, 28 de mayo de 2010

Cuando estoy llegando tarde a algún lugar, y el colectivo viene pronto, los semáforos están a mi favor o las barreras levantadas, pienso que sí, seguro, no hay dudas: Dios existe.

Al ratito se me pasa.

5 comentarios:

La sortijera dijo...

Siiiii
es cierto, yo pienso lo mismo!
saludos!

untipoexpertoencosas dijo...

No es algo a lo que esté acostumbrado, generalmente más rapido lo necesito y su demora es interminable tanto en llegar como en los semaforos, bah... en todo.
Estaría bueno que esté en otros lugares tambien pero por las dudas fijese a ver quien conduce, por ahi...
mis saludos

Laura dijo...

Me pasa exactamente lo mismo. Y vivo cerca de las vías de Rivadavia, así que mi misticismo se prueba a cada cuadra. Besos!

ene dijo...

Ese pensamiento dura lo mismo que tarda el colectivo en llenarse y que tengas que hacer malabarismos, o que se rompa o que justo te agarre un piquete/manifestacion etc etc, pero por breves instantes uno de verdad se lo cree

Anónimo dijo...

HOLA MARUUUU. DIOSSS SOY.