jueves, 4 de diciembre de 2008

Y dale con los sueños

Hace un par de noches soñé que estaba por salir y me miraba en el espejo y tenía un bigote frondoso, oscuro. Lo tocaba y no podía creer que hubiera crecido tanto y yo nunca lo hubiera notado.

Peor anoche. Lo que me pasó fue como medio sobrenatural, tétrico y hasta un poco morboso. No me acuerdo qué carajo era lo que soñaba. Pero sí, que tipo cuatro de la mañana, cuando llegó el señor que vive conmigo le pregunté "¿Llegaron?". Yo no sé a cuánta gente esperaba ni qué tenía que ver, pero esa pelotudez le pregunté. Y después, se sentó al lado mio y yo no entendía. No entendía bien quién era, le preguntaba donde estaba la mami. Después le pregunté por mi hermana. Pero no como inquietudes sin sentido. Yo le preguntaba porque suponía que mi hermana era la pareja de mi novio, que a la vez eran mi padre y mi madre. ¡Y estaba despierta! Después me enojé por no sé qué estupidez, y me volví a dormir.

Estos últimos días fueron demasiados complicados. Y creo que estoy asquerosamente confundida con todo y todos.

4 comentarios:

PerSe dijo...

che tas bigotuda???? (que buena publicidad.....)

Yo una vez maldije a mi hna en chino mandarin y me volvi a dormir

El Dueño de los Cajones dijo...

Desorden de energía.



Y quizás hormonal.

johi dijo...

Tenes que relajarte un poco mas...

xavier dijo...

Son sueños. Si tenemos que evaluar nuestro nivel de cordura por los sueños estamos todos en el horno.