jueves, 11 de julio de 2013

Londres, un epílogo

Hace muchos años, un amigo me preguntó a qué lugar del mundo me iría si me hicieran elegir así, ya, sin nada, tipo milagro de navidad y yo le respondí, sin dudarlo más que dos segundos: Londres. Yo quería ir a Londres desde hacía mucho tiempo y no tengo muy claro por qué tenía tantas ganas. ¿Era la ciudad, el idioma, la onda o la música? ¿Era por la gente, por los puentes, por lo lluviosa? No sé, yo simplemente quería ir y cuando empezamos a planear el viaje y, mucho más adelante, cuando ya estábamos viajando, pensé en relegar Londres, pensé que tenía que hacer Londres o París y no las dos cosas. Lo consulté con amigos y desconocidos y la mayoría me dijo que fuera a Londres, que Londres era para mi y también me dijeron que si iba a Europa no podía no ir a París.

Me hubiera quedado en Londres al menos una semana más. Siento que conocí apenas "lo que hay que conocer de Londres" y dos pavadas extras. Pero también siento que fue uno de los destinos que más quise en el viaje y que más festejé y disfruté aunque estos fueron los días más difíciles en la convivencia con mi compañero de viaje.

Londres es precioso por todos lados. Las calles son lindas, los puentes, la gente está siempre bien vestida, las chicas son todas preciosas. En primavera todo explota de color por la cantidad de flores y verde que hay en cada cuadra. Es fácil moverse, es lindo para caminar aunque esté nublado o llueva todo -todo- el día.

Me quedo con el Holland Park porque lo siento como una victoria, esas que se dan cuando llegás accidentalmente a un lugar que nunca nadie te recomendó y pensás que sos el primero en pisarlo y pensás que vas a recomendárselo a todos los que te pregunten qué ver en Londres. Yo iría de nuevo a Londres a quedarme en el mismo barrio en el que me quedé, a comer de nuevo el shawarma de la otra cuadra. Iría de nuevo a caminar por barrios llenos de casas y departamentos iguales, iría a ver a esos hombres a los que les queda bien el traje sí o sí.

Y volvería, sobretodo, porque los que me conocen y me dijeron que Londres era para mi tenían razón: Londres es para mi.

2 comentarios:

Maldo dijo...

¡Qué bueno! Me alegro mucho. Saludos!

Tierra dijo...

Q hermoso!!!