jueves, 22 de noviembre de 2012

A veces veo viejecitos con accesorios muy de moda: collares de colores o anteojos excéntricos o vinchas con moñitos. Algunos también usan esas prendas que trasladan el accesorio a la ropa en sí: una remera con brillitos pegados, con apliques, con cintitas. Siempre les queda raro y algunas veces hasta ridículo. Se nota que no lo han elegido ellos y en el noventa por ciento de los casos puedo asegurar que fueron sus nietos, que les regalaron eso para perpetuarlos en la juventud y no pensar nunca en la posible muerte de sus queridos abuelos. Les regalaron unos anteojos muy extraños que usaría un chico en la Creamfields y al ver al abuelo con eso le dijeron "Qué lindo y canchero te queda, abuelo, parecés de veinte".

6 comentarios:

Anónimo dijo...

yo soy abuela, uso accesorios de moda y no soy ridicula.
Maria

lali balbi dijo...

hace unos días me crucé con la abuela de mi amiga gaby por la calle, iba disfrazada con calcitas y vestido, "esta ropita es de gaby" pensé

alberto dijo...

cada cual usa lo que quiere y hay que acostumbrarse al ver estas cosas besos

Luciana dijo...

Posiblemente. Hacía mucho no pasaba por acá! Encantada de volver a encontrarte. Slds.

Ciri dijo...

Pendeviejos? no me parece mal, pero también algunos se tienen que dar cuenta que quedan como ridículos. Saludos!

La que escribe dijo...

Si, hay dos partes igual, la abuela que se compra o le regalan ropa de moda demasiado extravagante que no le queda bien a ella ni a nadie y te dan ganas de reirte, o te moris de ganas de estar con alguien que pueda apreciar lo que estas viendo, pero también ojo, cito caso de abuela propia, las abuelas que tienen ropa robable. Te estoy leyendo. Lindas las cosas que escibis.