viernes, 18 de noviembre de 2011

Mirenla

Por suerte no sucedió

Hace un rato, en la clase de pilates, estuve a una extensión de pierna de que se me acalambre la cola.

¡La cola!

Por suerte no sucedió, hubiera sido más humillante que entré a una pizzaría con una teta al aire.