martes, 4 de octubre de 2011

Reconozco que está mal pero no puedo evitarlo

A veces me pone de pésimo humor que las cosas no se hagan como yo quiero que se hagan o como yo las haría o como a mi me parece que deben hacerse.

Era obvio que iba a pasar

Anoche
-¿A qué hora te levantás?
-A las siete.
-Bueno, me levanto y te hago el desayuno y sigo durmiendo.

Hoy a la mañana
-No te voy a hacer el desayuno, mejor me quedo durmiendo.

Un sueño horrible

Soñé que Juan me decía que tomaba merca. No que había probado o que ocasionalmente había consumido sino que lo hacía regularmente, que no podía controlarlo. Y yo, además de preguntarme cómo carajo no me había dado cuenta, de tanto tanto que me angustiaba volvía a fumar.

Hacía mucho que no soñaba algo tan feo.