domingo, 7 de agosto de 2011

En el mundo hay cosas difíciles e imposibles de digerir.
Ninguna como saber que mañana tengo que levantarme a las seis y media de la mañana para ir a trabajar.