lunes, 18 de julio de 2011

Freelance II

Mucho piyama pero no cobré aguinaldo.

Freelance

Lunes, 15:40
Sigo en piyama.

Antes que hijos, mil sobrinos

Hace algunas semanas le pregunté a Juan por qué pensaba que la gente tenía hijos y me contestó: "Porque quiere". Y después agregó: "O porque sale algo mal". Sus respuestas, además de causarme un poco de gracia, me hicieron dar cuenta que estaba expresándome mal. Lo que me gustaría saber, entonces, es por qué la gente quiere tener hijos. Parece una pregunta un poco soberbia pero no lo es: me encanta que la gente tenga hijos y disfruto de sus hijos pero no termino de entender el deseo de tener hijos. Digo ésto y me da un poco de dolor porque estuve pensando que yo soy demasiado egoísta para tener hijos y el tipo de egoísmo del que hablo viene por partida doble: por un lado me gusta demasiado mi vida así, en soledad; y por otro lado, si tuviera un hijo, no podría compartirlo con nadie: no lo toques, es mi hijo. No lo abraces, es mio. No lo malcríes, para eso estoy yo. No me gustás como novia ni como novio y no quiero compartir mi cría con nadie. Si yo tuviera un hijo lo guardaría toda la vida. Sería un desastre. Yo hoy digo que no quiero tener hijos, no quiero hoy ni quiero mañana ni quiero pasado. Y por eso, porque sé que hoy no quiero tener hijos, debe ser que no termino de entender por qué hay gente que sí.