viernes, 17 de junio de 2011

La pareja que viajaba atrás mio hoy por la tarde

-¿Ésta es Cordoba?
-¿Qué dice el cartel?

***

-Entonces la profesora..
-No me interesa.
-Bueno, pero ¿sabés lo que dijo?
-No me interesa.

***

-Gor, no me hablés más.
-No, pero escuchame.
-Te dije que me duele la cabeza, no seas estúpida.
-Entonces abrazame.
-...
-Más fuerte abrazame.

***

-¿Te llamaron los putos?
-Gorda, no hablés así.
-Bueno, los gays...
-Hablá bien pelotuda, no sos una negra de mierda.
-Bueno, ¿te llamaron esas buenas personas?
-Sos una estúpida.

***

-Me estás haciendo doler.
-...
-Me estás haciendo doler, boluda.
-...
-Pelotuda, basta, ¿no entendés?
-Ay, bueno, qué carácter de mierda.
-Ahora vas a ver como dolía.
-Basta.
-No. Vas a ver cómo dolía.

Y evidentemente a ella le dolió mucho, porque se levantó y se quedó parada al lado de él.

***

-Sentate, pelotuda, sentate que me bajo yo.
-Vos no te bajás y yo no me siento.
-Vos no vas a decirme qué hacer.
-No me voy a sentar.
-Te dije que te sentaras.
-...
-Sentate.

Y ella se sentó.

-Abrazame gor.
-Por qué.
-Porque me gusta que me abraces.
-Bueno.
-Más fuerte.

Pantalonuda

Mi novio me reta vía mensaje de texto porque hace varios días que estoy dando vueltas para mandar un mail para un taller que quiero hacer.

Recibo el mensaje.
Mando el mail.

Recontra pantalonuda.

Nada interesante

Se suponía que ahora que iba a tener las mañanas libres iba a hacer todo lo posible para levantarme medianamente temprano y aprovechar para hacer las cosas que con un horario de nueve a dieciocho no podía hacer. Lo único que estoy haciendo es dormir. Hace unos días dormí tanto y me levanté tan tarde que estuve con dolor de cabeza hasta las cinco de la tarde. Esta semana fue casi una pérdida de tiempo absoluta y eso por un lado me enoja muchísimo y por otro me indica que estaba muy cansada o que soy lo más vago que puede existir en el universo. Me inclino por la primera porque la segunda me vuelve a enojar, y enojo + enojo es una combinación de la que hay que huir. Tengo proyectos y cosas por hacer y pensaba que las mañanas me iban a servir para avanzar con eso porque antes, cuando llegaba del trabajo a las siete, me justificaba con el cansancio de todo el día, y me bañaba, cocinaba, comía y ya eran las once de la noche y a las once de la noche lo que se hace es mirar películas o series y no ponerse a investigar sobre una banda para la que prometí un post para el blog colectivo.