miércoles, 11 de mayo de 2011

Married in a year

Anoche vi un documental magnífico sobre una señora que te promete la fórmula mágica para casarte en un año. Me sorprendió tanto y me dejó tan con la boca abierta, que escupí un post en Soltando Monos.

Hablé por teléfono con una amiga y todo

Estuve muy oscura y solemne los últimos días. Haciéndome problema por pavadas. Pensando que cualquier cosa es el fin del mundo. Preocupándome por temas económicos. Por pasiones. Por modos de vida. Por cosas que me quitaron muchísima energía y me hicieron dormir mucho más de lo habitual. Creo que ya se me está pasando. Por suerte.

Productividad

A veces estoy ya acostada y calentita y me acuerdo de algo que tengo que buscar en google, o algún mail que sí o sí tengo que mandar o implosiona el mundo, y me levanto, me siento en la computadora y cometo el mismo error un día y otro y otro: el televisor queda prendido en esos programas de juegos donde tenés que adivinar un imposible y hay una oligofrénica que no para de hablar y te enloquece en diez o quince minutos. Porque el control siempre queda lejos y porque si me acerco a la cama vuelvo a acostarme y después a acordarme y empieza todo de nuevo, maximizo los diez minutos de tolerancia a la oligofrénica y esos diez minutos pueden convertirse en lo más productivo del día.