martes, 5 de abril de 2011

Los lindos días

Estoy con mucho trabajo. Me vino bárbaro porque mi única compañera de trabajo se fue de la productora y el viernes estuve sola desde que llegué hasta que me fui. Durísimo. Tengo tarea para la facultad (¡tarea!, como los nenes de primaria), mucho sueño y el pelo sucio. Estos días son lindos. Está fresquito pero no mucho, en los colectivos ya dejó de respirarse olor a chivo y el sol mañanero pega de una manera que no lo podés creer. Algunos días me quedaría en el colectivo de las nueve y media de la mañana, viajando de una punta a la otra, con los ojos cerrados y el calorcito en la cara.