miércoles, 30 de marzo de 2011

Cuando me quedo piyameando en casa un día de semana siempre me pasa lo mismo: me despierto y hago una lista mental de todo lo que podría hacer y después son las cuatro de la tarde y no hice nada y tengo que salir a la facultad.