martes, 22 de marzo de 2011

Estoy así

No sé si primero viene el mal humor que hace que las cosas salgan mal o si las cosas salen mal porque uno está de mal humor. Me levanté cruzada, y cruzada es la palabra, el estado de crispación. Caminé, tarde, a la parada del colectivo y media cuadra antes vi que había una cola de veinte personas, muchas, demasiadas y nerviosas porque nadie quiere llegar tarde. Me paré y esperé veinte minutos el colectivo. Veinte. Una eternidad, demasiado tiempo, yo no puedo "esperar el colectivo", me parece una pérdida absoluta de tiempo. Además hay humedad: eran las nueve cuarenta y cinco y la gente ya apestaba y estaba pegoteada. Me entristece muchísimo la gente pegoteada.

En el colectivo hice la clásica "quién la da el asiento a la señora" y ante el silencio y la quietud agregué: "¿nadie?". Se levantó una semivieja que estaba por bajarse. Esto digamos que me arruinó por completo y cuento por qué. Cuando recurro al "quién le da el asiento" estoy obsesionada con que una persona se levante. O sea: yo tengo marcada a la persona que cuando yo diga eso debería levantarse porque no es vieja, ni embarazada ni discapacitada. Sí. Siempre son mujeres. Porque los hombres se hacen los boludos, eso es cierto, pero apenas una empieza con el "quién" enseguida se levantan porque piensan que si una es capaz de decir eso en público, es también capaz de levantarlo de las orejas sin ninguna vergüenza. Pero las mujeres son unas desubicadas. Se quedan ahí y miran por la ventanilla haciéndose las completas pelotudas. Pocas cosas en el mundo me ponen tan de peor humor como la vieja que se hace la boluda para no ceder el asiento.

Tanto mal humor me hizo agarrar esa vieja informe y babosa que me quedé al lado de su asiento mirándola fija y puteándola en quince idiomas. Creo que se dio cuenta. Y ojalá le haya dado la vergüenza de su vida.

Yo me levanté cruzada, y después el colectivo y la cola y la humedad y el calor hicieron el resto. No podría decirse que estoy teniendo un mal día, no podría decir que tal o cual cosa me salieron mal y por eso estoy así.

Pero estoy así.