jueves, 24 de febrero de 2011

Cuando tu novio y vos empiezan a tener el mismo discursito boludo sobre todo lo que hay en el mundo, se acabó el contrapunto tan adorado, están al horno.