viernes, 14 de enero de 2011

Cada vez que le digo "lindo" a algún muchacho ("gracias, lindo", "por favor, lindo") siento que a mis veintisiete añitos estoy completamente convertida en una vieja verde y me quiero morir.