domingo, 26 de diciembre de 2010

Me olvidaba

Juego al ping pong.
Me sale cada vez mejor.
Y me divierte demasiado.

Nunca pensé que el ping pong fuera tan genial.
También toco el piano.
Sólo con la mano derecha.
Diez años de estudio.
Siete de abstinencia.
La izquierda te la debo.

Supongo que algo así es la felicidad

Hay florcitas silvestres, una pileta sin productos químicos, dos pianos, una huerta orgánica, conservas caseras, una terraza que da al río y un bombo.

Estoy hace varios días tocando el bombo como si fuera un gaucho. Toco y no me sale y me rio y vuelvo a tocar y sigue sin salirme. Y vuelvo a reirme.