sábado, 11 de diciembre de 2010

Recreo guachín

La verdad es que todo muy lindo, pero en la época de finales no todo puede ser Kant y Nietszche. Las amas de casa, además, tenemos que ordenar la casa, lavar la ropa, limpiar, hacer las compras y pagar las cuentas. Entre Platón y Heidegger, además de siglos de diferencia, en mi cronograma hay una anotación que dice "LAVAR LOS PLATOS", escrito con marcador rojo, mas grande que todo el resto. Y para esos recreos en los que soy ama de casa con batón y ruleros, la música también tiene que acompañar.