sábado, 4 de diciembre de 2010

No sé qué es peor: si liberar la mierdita propia o zambullirse en la mierdita ajena.